Daily Devotionals
KCM
Active sus poderosas herramientas Kenneth Copeland 05 February Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

La oración de mutuo acuerdo es una de las más poderosas herramientas que Dios nos ha otorgado. Es la plegaria que el mismo Jesús garantizó que nos traería resultados: Ésta es especialmente poderosa en el matrimonio. Cuando los cónyuges se ponen de acuerdo acerca de algo, ¡ésta es muy poderosa! Sin embargo, algunas parejas no ven resultados. Quizá usted y su esposo han hecho una oración de común acuerdo, talvez por sus finanzas o por sus hijos, y parece que no sucede nada. Me he dado cuenta que cuando esto ocurre, el problema generalmente radica en una de estas cuatro áreas: 1. Examine cómo se encuentra su armonía: La palabra acuerdo en Mateo 18:19, también se traduce como armonizar o hacer una sinfonía. Cuando los miembros de una sinfonía están afinando sus instrumentos, el sonido que emiten no es extraordinario. Pero cuando el director levanta su batuta y todos comienzan a armonizar, el sonido que produce es formidablemente poderoso. Lo mismo sucede en la oración. Los creyentes que están en el mismo sentir en el Espíritu Santo son una fuerza imparable de poder. Por esa razón, Satanás pelea contra las familias; él no desea que un hombre y una mujer se unan en matrimonio. Quiere que peleemos y nos quejemos todo el tiempo, pues él sabe que esto estorbará nuestras oraciones (1 Pedro 3:7). 2. Establezca su corazón en la Palabra de Dios: La oración de mutuo acuerdo debe basarse en la Palabra. Encuentre versículos referentes a la solución de su necesidad. Esa palabra de Dios es el fundamento de fe para su oración. De manera que estará orando de acuerdo con algo que Dios ya ha declarado. 3. Enfóquese en la Palabra: Sumerja su mente en ésta. Manténgala frente a sus ojos. Y cuando el diablo le diga algo contrario a la Palabra, empiece a declararla. Traiga todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo (2 Corintios 10:5). Medite en lo que la Biblia enseña (Filipenses 4:8). 4. Actúe como si ya estuviera hecho: Aquí es donde muchos creyentes fallan. Oran en común acuerdo, permaneciendo en fe juntos. Y tan pronto como salen de su lugar de oración, comienzan a retorcer sus manos y a confesar palabras de temor e incredulidad. Declare lo que desea ver como resultado. Ore basado en lo que ya han acordado. Rehúsese a actuar como si esto continuara siendo un problema. Cuando las personas le pregunten del asunto, simplemente contésteles con fe: Alabado sea Dios, ya todo está resuelto. Mi esposa(o) y yo oramos en mutuo acuerdo. El Señor está honrando este acuerdo. En lo que a nosotros respecta ese problema quedó atrás. La oración en común acuerdo es una poderosa herramienta. Por tanto, no se desespere si no ve los resultados. Observe la lista anterior y examine su corazón, luego ¡active sus poderosas herramientas! Éxodo 26-28; Marcos 13-14 Cuando me pongo de acuerdo con alguien en oración sobre cualquier cosa, nuestro Padre Celestial lo hará (Mateo 18:19).

Scripture Reading: Mateo 18:18-20