Daily Devotionals
KCM
Atraiga Su presencia Kenneth Copeland 20 July ...ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

Con frecuencia, sólo pensamos en alabar a Dios; pero como no sentimos el deseo, ignoramos esa persuasión en nuestro espíritu, y simplemente no lo hacemos. Sin embargo, Dios sí es digno de nuestra alabanza, ya sea que sintamos alabarlo o no. Necesitamos percatarnos de que la alabanza no se gobierna por nuestras emociones. En Hebreos 13:15, leemos que debemos alabar a Dios continuamente. En el Antiguo Pacto cuando la gente tenía problemas, acudía al sacerdote; y éste ofrecía un sacrificio a Dios, el cual permitía que Él se manifestara. Hoy en día, bajo el Nuevo Pacto, debemos hacer lo mismo. Pero en este caso, nosotros somos los sacerdotes de Dios (Apocalipsis 5:10). En tanto que ofrezcamos sacrificios de alabanza para nuestro Sumo Sacerdote, Jesús, nuestra comunión con Dios será excelente. En Salmos 22:3, se nos enseña que Dios habita en las alabanzas de Su pueblo. Nuestra alabanza logra que Dios aparezca en escena. Hay momentos cuando la alabanza se intensifica tanto que la gloria shekinah de Dios llena el lugar por completo con Su dulce presencia. Cuando Salomón terminó de construir la casa del Señor; los trompetistas y cantores unieron sus voces a una, y con las trompetas, címbalos e instrumentos de música, alabaron a Dios diciendo: «…porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre…» (2 Crónicas 5:13-14). La gloria del Señor llenó la casa de tal modo que los sacerdotes no podían ministrar debido a la nube de gloria. Y esto se debe a que Él mismo habita en las alabanzas de Su pueblo. Por esa razón, atraiga Su presencia en cada situación que enfrente. Alábelo en medio de sus necesidades, sin importar cómo se sienta. Obedezca la Palabra, y alábele continuamente. ¡Él es digno de ser alabado! Alabar a Dios, aun cuando no sienta el deseo, es un acto de honra. El Señor declaró: Yo honraré al que me honra. Nehemías 9-10; 2 Pedro 3 Yo de continuo ofrezco sacrificio de alabanza a Dios. El fruto de mis labios confiesa Su nombre (Hebreos 13:15).

Scripture Reading: Apocalipsis 5:7-10