Daily Devotionals
KCM
Cambie de dirección Gloria Copeland 14 January Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Cuando Jesús anunciaba las buenas nuevas del evangelio, expresaba: «…Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado» (Mateo 4:17). ¿A qué se refería Jesús con esta declaración? Cambien su mentalidad por la Mía. Vuélvanse de sus caminos y cambien de dirección. Entren al reino de los cielos. Él le ofrecía vida a la gente de Su época; sin embargo, tenían que arrepentirse para recibirla ?transformar su voluntad?. Debían escoger la manera correcta de ser y actuar de Dios. Eso es el arrepentimiento. No sólo consiste en pedir perdón por los errores, o sentir aflicción por alguna situación, sino en renovar su mente: cambiar su voluntad ?ir en otra dirección?. Es decir, escoger a Dios y Sus caminos; obedecer de nuevo. Cuando pecamos y fallamos, debemos arrepentirnos, a fin de corregir los errores. Luego Jesús perdona nuestros pecados y nos limpia con Su sangre (1 Juan 1:7, 9). Él es nuestro abogado ante nuestro Padre celestial. En Romanos 2:4, leemos que Su benignidad nos guía al arrepentimiento. Si usted no ha nacido de nuevo, arrepiéntase y pídale a Jesús que se convierta en su Salvador. Acepte ahora mismo a Jesús como el Señor de su vida, y avance en los caminos del Señor. Si usted es un creyente, obedecerle a Dios forma parte del arrepentimiento. Es volver a los caminos del Padre cuando se da cuenta que ha pecado y ha fallado. Como cristiano, lleno del Espíritu Santo, sabe en lo profundo de su ser qué desea Él que usted realice. Ahora bien, quizá no quiera cumplirlo; no obstante, ya posee el conocimiento. Cuando usted se arrepiente no sólo debe pedir perdón, sino también apartarse de lo que no le agrada al Señor, cumplir con Su llamado, cambiar la dirección en la que ha estado caminando, y tomar la que Dios le indique. Sin importar lo que haya hecho… o pueda hacer en el futuro… ya sea creyente o no; si usted se arrepiente, Dios lo perdonará y lo recibirá. La sangre de Jesús lo limpiará y lo transformará en una nueva criatura. Usted podrá vivir en obediencia. No se condene a sí mismo ni viva lleno de culpa. ¡Arrepiéntase! Eso es todo lo que necesita hacer. Sólo pídale perdón a Dios, y cambie de dirección. Preséntese ante Él y entréguele esa área de su vida. Génesis 29-30; Mateo 16 Me arrepiento y me aparto de mis pecados, pues el reino de los cielos está cerca (Mateo 4:17).

Scripture Reading: Lucas 15