Daily Devotionals
KCM
Cambie su rutina Kenneth Copeland 16 August Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón…sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.

Muchas personas andan por allí quejándose: “Me siento muy cansado, muy débil…las cosas se ven tan mal”. Y de pronto piensan que la fe para resucitar muertos puede sacarse por debajo de la mesa. Bueno, ellos no lo lograrán porque lo espiritual no funciona de esa manera. Está bien que saque la fe de donde la haya guardado, pero no sólo con el propósito de utilizarla para salir de un aprieto, y después abandonarla. En vez de ello, úsela a diario para que pueda crecer. De acuerdo con Proverbios 4, Dios declara que usted debe mantener Su Palabra en sus oídos y en su corazón. Él le indicó que guardara su corazón con mucha diligencia, y ser diligente significa: “trabajador, aplicado y perseverante”. ¿Por qué debe ser muy diligente para leer la Palabra? Porque el diablo también lo es con respecto a sus artimañas; él constantemente le lanza dardos de fuego con el objetivo de asegurarse que el mundo lo rodee de temor, enfermedad y todo tipo de basura que pueda utilizar para destruirlo. Sin embargo, usted puede proteger su espíritu de todo eso, al prepararse para responder a cada uno de esos ataques con la Palabra de Dios. Cambie su rutina, y tome en este momento la decisión de comenzar esa preparación espiritual. Empiece desde hoy, y convierta el hábito de confesar la Palabra en parte de sus actividades diarias. Proverbios 2-3; Apocalipsis 22 La Palabra de Dios está cerca de mí; se encuentra en mi boca y en mi corazón (Romanos 10:8).

Scripture Reading: Proverbios 15:1-7, 23