Daily Devotionals
KCM
Celebre con La Palabra Kenneth Copeland 26 July Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca del Dios.

La Palabra de Dios es para el espíritu como el pan lo es para el cuerpo. Cuando el cuerpo se alimenta, produce un poder físico que se llama fortaleza. Cuando el espíritu se alimenta del alimento espiritual de la Palabra, produce poder espiritual que se llama fe. De la misma manera que el cuerpo no puede alimentarse por semanas del recuerdo de una sola comida, tampoco el espíritu puede recordar lo que dice la Palabra y permanecer fuerte en la fe. Usted tiene que leerla. Aun cuando la haya leído cientos de veces, necesita leerla nuevamente.

Trate esto: Cierre los ojos y véase cortando un limón. Ahora ponga esa rebanada de limón entre los dientes y cuando yo diga: “Tres”, muérdala tan duro que el jugo salte en su boca. Uno. Dos. Tres. ¡Muerda! Es posible que usted tenga un recuerdo tan vívido de lo que es morder un limón que su boca se hace agua ahora mismo. Pero déjeme preguntarle esto: “¿Ha recibido nutrición de ese recuerdo?” No.

Él recordar la Palabra de Dios no es suficiente. Usted debe alimentarse constantemente de lo que dice. Sáquela y léala. Vaya a la iglesia y ponga atención a la predicación de la Palabra.

Un día usted leerá un versículo familiar, un versículo que ha leído miles de veces antes, y de súbito Dios le dará la más grande revelación que haya tenido. Una revelación completamente nueva de ese versículo familiar. Es probable que sea exactamente lo que necesite saber acerca de su situación actual.

Sí, usted puede alimentarse de la Palabra que está depositada en su espíritu. Pero recuerde esto: No puede obtener resultados continuos si no pasa tiempo en oración y en la Palabra de Dios para que el Espíritu le nutra diariamente.

No trate de vivir del recuerdo de su última comida espiritual. Reponga la fuerza de la fe dentro de usted. Dese hoy un banquete en la Palabra de Dios.

Scripture Reading: Juan 6:48-58