Daily Devotionals
KCM
Cómo librar a sus hijos Gloria Copeland 06 December Así ha dicho Jehová: Reprime del llanto tu voz, y de las lágrimas tus ojos; porque salario hay para tu trabajo, dice Jehová, y volverán de la tierra del enemigo. Esperanza hay también para tu porvenir, dice Jehová, y los hijos volverán a su propia tierra.

Jesús nos ha redimido de la maldición. A muchos se nos ha enseñado muy bien acerca de esa redención del pecado, la enfermedad y la pobreza en nuestra propia vida. Pero muchas veces se nos olvida que esa redención también tiene poder sobre la destrucción que el diablo trata de traer sobre la vida de nuestros hijos.

En Deuteronomio 28, versículos 16 al 68, leemos acerca de la maldición de la ley. Vea lo que la maldición dice en cuanto a los hijos: “Tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo, y tus ojos lo verán, y desfallecerán por ellos todo el día; y no habrá fuerza en tu mano” (versículo 32). “Hijos e hijas engendrarás, y no serán para ti, porque irán en cautiverio” (versículo 41).

Hay muchos padres cristianos que están sufriendo sin necesidad las consecuencias de esa maldición. Sus hijos e hijas están siendo llevados cautivos por las drogas, el licor y las perversiones. Pero no tiene que ser así. Como Jesucristo ya anuló la maldición de la ley, estos padres tienen la autoridad en el nombre de Jesús de echar a Satanás de la vida de sus hijos.

No permita que el diablo tome control de sus hijos. Cuando vea en ellos las primeras señales de rebeldía, confiese las promesas de Dios sobre ellos y rehúse darle al diablo lugar para hacer de las suyas.

Tenga presente que sus hijos no tienen idea de las fuerzas invisibles que vienen contra ellos. Por lo tanto, su responsabilidad como padre o madre es levantarse contra esas fuerzas en defensa de ellos. Cumpla con ese deber suyo. Luego, aproveche toda oportunidad para mostrarles su amor.

Dios sabe cómo librar a sus hijos. Haga usted su parte y confíe en que Dios hara la de Él, y los hará volver de la tierra del enemigo.

Scripture Reading: Isaías 60:1-5