Daily Devotionals
KCM
Como un cohete dirigido a casa Kenneth Copeland 09 October Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Nos dirigimos hacia la gloria al igual que un cohete hacia su objetivo. En la Biblia se afirma que mientras contemplamos como en un espejo la gloria del Señor: «…somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor». Observe que en la Palabra se enseña que somos cambiados mientras contemplamos la gloria, y ¿cómo lo logramos? Pues al escuchar el glorioso evangelio. El evangelio que se encuentra en el libro que usted lleva a la iglesia cada domingo, la Palabra del Dios viviente. ¡El cual está lleno de Su gloria! Al leerlo bajo la unción de Dios, usted se transforma más y más a la misma imagen de esa gloria. Por esa razón, el apóstol Pablo declaró: «…sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído… del cual yo Pablo fui hecho ministro… el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo [el Ungido y Su unción] en vosotros, la esperanza de gloria» (Colosenses 1:23,25-27). La unción de Jesús se encuentra en su ser, y ésta clama por la gloria. En su interior existe algo que clama por la gloria de Dios. Usted posee en su interior la esperanza de gloria. El término traducido como esperanza no significa “deseo”, sino absoluta expectativa. Como creyentes, ya es tiempo de que ejerzamos con firmeza nuestra fe con respecto a ¡la gloria! Al determinarse, busque en la Palabra de Dios lo que Él ha declarado, y luego permanezca firme en ésta. Confiese: ¡Es mío! Lo declaro ahora en el nombre de Jesús, de acuerdo con la Palabra del Dios viviente. ¡Permanezco a la expectativa de ver la gloria de Dios en mi vida! Su destino es conocer la gloria de Dios. No permita que el diablo se la robe mediante la falta de conocimiento. Sumérjase en la Palabra, estúdiela, ejerza con firmeza su fe, y ¡será como un cohete dirigido a casa! Jeremías 1-2; Salmo 62 Mientras contemplo la gloria de Dios a través de la Palabra, soy constantemente transformado a Su propia imagen (2 Corintios 3:18).

Scripture Reading: Isaías 60:1-3