Daily Devotionals
KCM
Cuando Dios está de su lado Gloria Copeland 30 July Rodeados de amor, [nosotros] crecemos de toda manera en todas las cosas en Él, quien es la cabeza, [así como] Cristo (el Mesías, el Ungido).

Cuando le damos lugar al amor en nuestra vida; es decir, a la esencia de Dios (pues ¡Él es amor!). Entonces comenzamos a parecernos y a actuar como si Jesús mismo viviera en nuestro cuerpo—lo cual es así—. Por tanto, en lugar de comportarnos como bebés cristianos carnales; debemos conducirnos conforme a Efesios 4:15: creciendo cubiertos de amor. ¡El amor provoca que crezcamos! El amor nos lleva a nuestra meta final: “…lo completo de Su personalidad, la cual no es menos que el nivel de la perfección de Cristo, la medida de la estatura de Cristo, y a la integridad que hay en Él” (Efesios 4:13, AMP). No obstante, le quiero advertir lo siguiente: si usted decide seguir la senda del amor, habrá momentos en que éste lo hará ver como el perdedor y no el vencedor; también habrá ocasiones en las cuales lo tratarán muy mal; y pensará que es una desventaja ser paciente, amable y tolerante. Su carne se rebelará y dirá: “¡Espera un minuto! Si continúas siendo una persona bondadosa y amorosa la gente te pasará por encima”. Pero eso no es verdad, cuando usted vive en amor, Dios mismo lo protege; y cuando deja de cuidar sus propios intereses, Él se ocupa de velar por usted. Y Él es el mejor aliado que puede tener de su lado. Y si Él es por usted, quién contra usted (Romanos 8:31-39). Usted puede ver ese ejemplo en la vida de Jesús. Él siempre vivió en amor, no sólo cuando la gente alababa y honraba Su ministerio, sino también cuando fue rechazado y maltratado sin piedad (1 Pedro 2:23). Como resultado, ninguna persona o demonio alguno pudo tocarlo. Cuando la gente de Nazaret intentó arrojarlo por un despeñadero, Él caminó en medio de ellos. Cuando los soldados llegaron para arrestarlo, Él sólo respondió: Yo soy, y todos cayeron al suelo bajo el poder de Dios (Juan 18:1-6). Si Jesús no se hubiera entregado de una manera voluntaria, nunca hubiera podido ser crucificado; ya que Él era el único que tenía el poder de ofrecer Su vida. Nadie más podía arrebatársela porque Él vivió una vida de amor. ¡El amor es poderoso! Si usted está siendo maltratado o si alguien lo ha herido profundamente, ríndase a esa fuerza poderosa interna, el amor, para sanar esa herida; al hacerlo, no sólo será sano en su interior, sino también saldrá victorioso sobre todos los ataques del diablo. Cuando vive en amor, Dios está de su lado; y cuando Él está de su lado, siempre triunfará. El amor nunca falla. Job 7-9; Apocalipsis 3 Yo crezco rodeado del amor, en cada área y en todo en Cristo (Efesios 4:15).

Scripture Reading: Lucas 4:24-32