Daily Devotionals
KCM
De la leche al alimento sólido Kenneth Copeland 19 November Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

¿Le gustaría saber por qué el Cuerpo de Cristo se ha metido en tantos líos en los últimos años? ¿Le gustaría saber por qué el diablo ha podido exhibir públicamente nuestras debilidades? ¿Le gustaría saber por qué en vez de estar unidos y fuertes más bien estamos divididos por las frecuentes contiendas y críticas entre nosotros?

Es porque el pueblo de Dios tiene necesidad de leche y no de alimento sólido, como dice el Señor en Hebreos. ¡Todavía son niños! La gran mayoría del pueblo de Dios no conoce los caminos de Dios. Por eso Él nos ha comisionado a enseñar a los creyentes que son inexpertos en la Palabra de justicia y ayudarlos para que maduren en la fe.

“Claro – dirá usted – , usted es pastor, pero yo, ¿qué puedo hacer?” Bueno, le diré. Yo creo que Dios nos ha llamado a ambos a hacer algo. Usted puede leerlo en Hebreos 3:13. “antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy… “. Para mí, este no es un versículo más de la Biblia, sino una orden directa del Señor. Gloria y yo recibimos esa orden hace algunos años, cuando estábamos predicando en Australia, y nos inspiró a empezar el programa diario de televisión. Pero no fue una orden solamente para nosotros, sino que es una orden que cada uno debe obedecer en su propia vida.

“Exhortaos los unos a los otros cada día”: le pido que hoy ore y tenga comunión con Dios sobre ese versículo. Pregúntele cómo quiere Él que usted cumpla esa orden. Quizá Él le diga que apoye a ministerios como el de Gloria y el mío, que enseñan todos los días la Palabra de Dios sin hacer concesiones. Quizá le diga que se empape de la Palabra de Dios para que se dé a los que se encuentre en el camino y los anime a seguir adelante y a crecer en Jesús.

Lo que Él le diga, ¡hágalo! Hay una iglesia afuera llena de niños espirituales, y cada día se añaden más. Usted puede ayudarlos a pasar de la leche al alimento sólido. Comience hoy a exhortarlos.

Scripture Reading: Hebreos 3:7-19