Daily Devotionals
KCM
De ninguna cosa hago caso Gloria Copeland 27 August Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Si quiere despojar de todo poder a la persecución, entonces adopte la actitud de Pablo que se describe en 2 Corintios 4:17-18. Él no estaba preocupado por la presión que estaba experimentando aquí en la Tierra, y créame él se encontraba bajo una gran presión. Sin duda, Pablo se reiría de nosotros al escuchar sobre la persecución de estos días; pues en realidad es muy poca la que enfrentamos. Los pensamientos de Pablo no estaban puestos en esta vida terrenal, sino en el eterno peso de la gloria. Él estaba viendo hacia lo venidero: pasar la eternidad en la presencia de Jesús. Por esa razón, él no se cansó, ni desmayó bajo las persecuciones, tribulaciones o amenazas. Es más, en Hechos 20:24 Pablo declara: «…de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo…». Una vez que usted tome esa actitud, el diablo no podrá controlarlo de ninguna manera, ni podrá enviarle ningún tipo de persecución que lo pueda detener. Usted se enfocará tanto en correr su carrera y en terminarla que ni siquiera le pondrá atención a la basura del diablo. En vez de preocuparse y enojarse tanto por las cosas terribles que la gente habla de usted, se encontrará más ocupado deseando el día en el que estará de pie cara a cara con Jesús y lo escuche decir: Bien hecho, buen siervo fiel. Proverbios 25-27; Salmos 12-13 No pongo mi mirada en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas (2 Corintios 4:18).

Scripture Reading: 1 Corintios 9:24-27