Daily Devotionals
KCM
Dios es un Dios bueno Gloria Copeland 04 October Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

El mensaje que preocupa a la gente religiosa tradicional es el que afirma que Dios es bueno. Les molesta cuando algunos predicadores enseñan que el Señor desea que Su pueblo viva en sanidad, en prosperidad y en bendición todos los días. Es posible que parezca extraño; sin embargo, siempre ha sido cierto. Años atrás, cuando Oral Roberts comenzó a predicar de este tema, un ministro se quejó expresando: «No deseo que él nos predique acerca de que Dios es un Dios bueno; pues ¡la gente se forma una idea equivocada!». Como muchos hoy en día, él tenía miedo que esa gente escuchara ese mensaje y comenzara a tener grandes expectativas al respecto. Seres como él piensan que las personas ingenuas captarán la idea de que Dios desea que todos vivamos como reyes. En lo personal, eso no me atemoriza porque se enseña en la Biblia. Al mencionar esto, no me refiero a unos cuantos versículos, pues la voluntad y el plan de Dios para bendecir a Su pueblo, se encuentran desde Génesis hasta Apocalipsis. Si usted lee las Escrituras, verá que el ser humano jamás ha tenido que gritar al cielo, y declarar: “Oye Dios, deseo ser bendecido, así que hagamos un trato. Te obedeceré en ciertas áreas, y Tú a cambio, me bendecirás. ¿Qué opinas?”. No. Ese ejemplo jamás lo hallará en la Biblia porque el Señor siempre desea bendecir primero, antes que pedir algo. Y ésa fue Su idea originalmente, porque ¡Él es bueno! Él es totalmente inocente y puro, sin maldad. Por tanto, todo lo que Él crea proviene de esa misma esencia. Dios creó la Tierra, y todo lo bueno que hay en ella, como un regalo para la humanidad. Y cuando terminó: «Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado» (Génesis 2:8). Es importante que sepa que Adán fue creado en el huerto; y además, él entabló una estrecha comunión con Dios mismo. Cada necesidad y deseo, eran suplidos abundantemente. Él tenía la comida perfecta, un clima adecuado, bellos alrededores e incluso ¡una esposa perfecta! Y Eva tenía el esposo perfecto. Si usted desea comprender cuán bendecidos desea Dios que seamos, sólo observe el huerto. Ésa era Su perfecta voluntad para las personas. Él quiere que llevemos este estilo de vida. Lo único que debe hacer la gente es creer y obedecer la Palabra de Dios, a fin de permanecer en ese ambiente de bendición. Él nunca cambia. Él siempre obra de la misma forma, al igual que en el huerto. Él anhela que vivamos en continua bendición; sólo creamos y obedezcamos Su Palabra. No actúe como Adán y Eva; no escuche al diablo, sino ordénele: ¡Sal de mi huerto! Luego viva en la Tierra de la bendición, adorando a su Dios, ¡quien es un buen Dios! Isaías 56-57; Salmo 56 Dios es un Dios bueno. Toda buena dádiva y todo don perfecto proviene de Él (Santiago 1:17).

Scripture Reading: Génesis 2:7-25