Daily Devotionals
KCM
Dios lo quiere sano Kenneth Copeland 27 May Y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.

¿Ha tratado el diablo alguna vez de acusarle y decirle que ir a ver médicos y tomar medicinas es contrario a los principios de fe cuando necesita sanidad? Si es así, las siguientes son algunas palabras alentadoras que creo le ayudarán a que tenga paz en su corazón.

La voluntad de Dios es sanarle. Eso es lo primero y lo más importante que debe entender. Si su fe es fuerte y puede creer la Palabra sin dudar (a pesar de las circunstancias o los síntomas que vengan contra usted), entonces podrá recibir esa sanidad solo por fe.

Pero esa clase de fe requiere más que oír unas cuantas predicaciones sobre la sanidad. Exige una revelación personal y profunda del poder sanador de Dios. Por lo tanto, si no ha cultivado aún esa clase de fe, entonces el médico es su mejor amigo.

Si no está seguro de que su fe sea lo suficientemente fuerte o que necesite la ayuda del médico, siga las instrucciones del apóstol Pablo (Colosenses 3:15) y deje que la paz sea su árbitro.

Si le asalta el temor cuando piensa en prescindir de la ayuda médica, entonces vaya al médico. ¡Y vaya con fe! Por otra parte, si tiene confianza firme en que la sanidad es suya estrictamente por fe, deje que su fe haga la obra y reciba su sanidad directamente. Que usted vaya o no al médico, no es el asunto. Es lo que usted haga con su fe.

De cualquier manera, puede regocijarse al saber que Dios está cooperando con usted, poniéndose a su lado, al nivel de su fe. Agradezca a Dios por su sanidad, no importa cómo venga, y no permita que Satanás le esté acusando y molestando. No es asunto de él.

Scripture Reading: Deuteronomio 7:8-15