Daily Devotionals
KCM
Diríjase a la luz Kenneth Copeland 10 May Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones.

Algunas veces cuando necesitamos discernimiento para un problema, tratamos de conseguirlo enfocando nuestra atención en el problema. Lo estudiamos, lo analizamos y lo examinamos desde todo ángulo. Pero el apóstol Pedro nos da un enfoque diferente. El dice que debemos concentrar nuestra atención en la Palabra escrita de Dios hasta que la respuesta nos llega por la luz de la revelación.

Usamos el término “recibir iluminación” en las cosas naturales todo el tiempo. Decimos: “¿Ha sido ya iluminado en eso?” Y lo que queremos decir es: “¿Tiene usted discernimiento de esa situación?” Bueno, la entrada de la Palabra de Dios en nuestro corazón trae la luz espiritual (Salmo 119:130). Trae la revelación que necesitamos.

¿Alguna vez ha estado en una sala oscura y ha tratado de hallar la salida? ¿O ha estado perdido afuera en la noche? ¿Cuál es la primera cosa que busca en estas situaciones? ¡La luz!

Esta podrá venir del umbral de la puerta o del resplandor de una lámpara en una casa lejana. Pero de cualquier manera, usted se dirige hacia ella, no pierde su tiempo estudiando la oscuridad, no se concentra en eso. Sino que fija los ojos en la luz porque sabe que el resplandor desvanecerá la oscuridad y le orientará.

Si necesita discernimiento para algún problema o situación de su vida, preste atención a la Palabra, diríjase a la Luz y encontrará la respuesta que necesita.

Scripture Reading: Juan 1:1-9