Daily Devotionals
KCM
El camino seguro al ascenso Gloria Copeland 01 September Siervos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no sólo cuando ellos los estén mirando, como los que quieren agradar a los hombres, sino con sencillez de propósito [con todo su corazón], por el respeto al Señor y como una expresión sincera de su devoción a Él.

Talvez no se ha dado cuenta, pero si usted es un creyente nacido de nuevo, posee en su interior una cualidad que se demanda mucho en el mundo de hoy. Es un distintivo que los jefes pagan tan bien al grado que las personas que lo tienen son ascendidas ?y a menudo esa remuneración es sorprendente?. Es una cualidad tan valiosa que puede convertirlo en alguien exitoso en todas las áreas de su vida. ¿Qué podría ser tan valioso? La fidelidad. Los patronos, por ejemplo, buscan con desesperación a gente fiel. El mundo está lleno de empleados que sólo hacen lo necesario para no ser despedidos; está repleto de personas que dejan de trabajar cuando el jefe no los ve, y está saturado de aquellos que si quieren trabajan y si no, no. ¡Así es el mundo! Sin embargo, para los empleadores es un tesoro encontrar a alguien que trabaje incondicionalmente, que sea de confianza, seria y honesta. Entonces si un patrono encuentra a una persona con estas cualidades, por lo general desea ascenderla. El hecho es que cada creyente necesita ser así. La fidelidad debería ser parte de nuestro estilo de vida. Como dice Kenneth, en cada situación deberíamos proceder de forma apropiada, simplemente porque es correcto; y además hacerlo bien. Actuar a un nivel menor que ése, sería desobedecer la Palabra. En nuestro lugar de trabajo deberíamos seguir las instrucciones que encontramos en Colosenses 3:22-24. Son las instrucciones de Dios para los empleados. Kenneth y yo hemos visto que algunos de nuestros empleados han asumido esa actitud y, como resultado, han sido ascendidos una y otra vez. Un hombre comenzó con el simple trabajo de duplicar cintas para nosotros, pero con el pasar de los años su fidelidad lo ascendió como el director comercial de todo el ministerio. Usted puede pensar: “Bueno, eso no funcionaría en mi caso. Mi jefe es un hombre injusto, él no podría recompensar mi fidelidad”. Eso no es problema. En las Escrituras no se enseña que su recompensa vendrá de su patrono, sino ¡del Señor! Como puede notar, Dios ha establecido un principio de siembra y cosecha en la Tierra, y éste siempre funciona (Gálatas 6:7). Si usted siembra fidelidad en su trabajo, a cambio recibirá bendición; incluso el conseguir un diferente, y mejor empleo. Así que decida realizar su trabajo con todo su corazón, sin importar de qué categoría o cuán desagradable pueda ser; hágalo bien, con una sonrisa y una actitud de entusiasmo, y confiese: Señor, Tú sabes que no es aquí donde quiero estar; pero estoy sembrando fidelidad en este trabajo como semilla para obtener un mejor empleo. Le garantizo que pronto obtendrá uno mejor. Eclesiastés 5-6; Salmo 18 Yo obedezco a mis autoridades terrenales de todo corazón, por reverencia al Señor, y como una sincera expresión de mi devoción a Él (Colosenses 3:22).

Scripture Reading: Gálatas 6:7-10