Daily Devotionals
KCM
Él está esperando que usted actúe Gloria Copeland 25 March Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él...

“Sólo estoy esperando que Dios actúe… esperando que Él me prospere… que me sane… que me libere”. ¿Ha escuchado alguna vez que alguien exprese este tipo de declaraciones? Suenan bastante bien, ¿verdad? Parecen muy espirituales. Pero lo cierto es que las personas que hablan de esa manera, no saben mucho acerca de Dios. Lo sé porque en la Biblia claramente se nos enseña que al tratarse de las bendiciones de Dios, no somos nosotros quienes debemos esperar que Él actúe, pues Él está esperando que nosotros actuemos. ¿Qué está esperando Él? Obediencia. Usted sabe que el mundo trata de convencernos que es más emocionante pecar que obedecer a Dios. Sin embargo, Jesús demostró que no es cierto. Él disfrutó de la vida más emocionante de la historia. Obedecer a Dios no es condenarse a una existencia de aburrimiento, tampoco significa perderse lo bueno de la vida. ¡No! La obediencia lo guiará a la vida más emocionante de victoria y bendición que usted jamás haya imaginado. ¿Cómo obedecer de esa manera? Un día a la vez. No debe sentarse por años a esperar que Dios le indique que vaya a África como misionero. ¡No! Usted sólo necesita aprender a cumplir las pequeñas indicaciones que Él le dé, y seguir Sus instrucciones a diario ?simplemente llevando a cabo durante el día lo que a Él le agrada?. Sus indicaciones provienen principalmente de Su Palabra escrita, del testigo interno y de la voz del Espíritu Santo. Muchos creyentes se emocionan cuando se trata de la voz de Dios. Se impacientan por saber qué les dirá con respecto a diferentes situaciones de sus vidas. Sin embargo, no quieren invertir tiempo en el estudio de la Palabra, ni permanecer en silencio para escuchar al testigo interno ?quien es la voz de su propio espíritu instruido por el Santo Espíritu?. Incluso Jesús, quien ha sido el ser humano más sensible a la voz de Dios, estudiaba la Palabra. De hecho, era tan hábil en ella que a los 12 años, los maestros judíos en el templo se asombraron al ver Su inteligencia y Sus respuestas (Lucas 2:47). Si usted creyera en la Palabra, sería mucho más fácil obedecer el testimonio interno de la voz del Espíritu. La Palabra adiestrará su mente para que piense como Dios, a fin de que pueda reconocer Sus instrucciones. Cuando Él le hable, usted sabrá que es Él, pues lo que está escuchando se alinea a lo que se encuentra escrito en Su Palabra. Sólo así podrá actuar en obediencia, y nada le impedirá recibir lo que necesita. Recuerde, no debe esperar que Dios actúe, pues Él está esperando que usted actúe. Deuteronomio 19-20; Hechos 7 Yo obedezco a Dios y mantengo mi corazón perfecto para con Él. El Señor se muestra poderoso a mi favor (2 Crónicas 16:9).

Scripture Reading: Génesis 12:1-4, 13:1-4