Daily Devotionals
KCM
El infierno no puede apagar la luz Kenneth Copeland 21 August En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

Cuando las cosas a su alrededor se oscurezcan y sienta que el diablo está a punto de vencerle, recuerde que usted tiene la Luz del mundo, y por más que las fuerzas del infierno traten de apagarla, no podrán hacerlo.

Aunque esté en su punto más débil, aunque sienta que la luz en su interior es pequeña, las tinieblas del diablo no podrán contra usted.

Permítame mostrarle lo que quiero decir. Imagínese por un momento que usted está en un gran auditorio que no tiene ventanas ni puertas para dejar que la luz entre. El lugar es tan oscuro que no puede ver nada, ni siquiera su mano frente a su cara. A su alrededor no hay nada excepto completa oscuridad.

Ahora, imagínese una pequeña luciérnaga volando alrededor de ese auditorio. Todos fijan sus ojos en ella. Por más pequeña que sea la luz, en comparación con la gran oscuridad que le rodea, usted podrá verla. Esa densa oscuridad no podrá hacer nada para apagar ese insecto. Dondequiera que este vuele, la oscuridad tendrá que ceder; siempre será disipada por la luz del insecto.

Cuando las circunstancias a su alrededor comiencen a oscurecerse y usted se siente tentado a desesperarse, acuérdese de esa luciérnaga. Medite en el hecho de que Jesucristo, la Luz del mundo, está en usted. Cuando esa verdad se apodere de usted, jamás volverá a permitir que la oscuridad lo arrincone, más bien empezará a perseguirla y a disiparla con su luz.

Scripture Reading: Efesios 5:8-16