Daily Devotionals
KCM
Eleve el nivel de sus pensamientos al de Dios Kenneth Copeland 06 December Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

Las palabras de Dios son una fuerza viva y poderosa, si les permite tomar un lugar en su vida, éstas producirán santidad en usted. Ser santo quiere decir: “separarse para el servicio del Señor”. Por tanto, si deja que sus decisiones sean sumergidas en la unción de la Palabra de Dios; éstas lo apartarán del vínculo destructivo y corrupto de este mundo natural, y lo trasladarán a las bendiciones del reino SOBREnatural. Sólo imagínese el alcance que podrían tener esos beneficios con semejante cambio. Sus decisiones pueden bendecir a una generación entera; éstas pueden dañar o enriquecer vidas a su alrededor. Lo que para usted pareciera no ser una gran decisión, al final puede marcar una diferencia importante en su propio futuro y en el de su familia. Pues Dios tiene una mejor perspectiva. Él sí sabe qué hay a la vuelta de la esquina. De modo que si vive conforme a las decisiones del Señor, su vida mejorará. Todo comienza a funcionar. Las piezas del rompecabezas empiezan a encajar. Usted puede librarse tanto de un ataque cardiaco como de un incómodo dolor de cabeza, los cuales no son nada agradables, sólo con invertir tiempo de calidad en la presencia de Dios y en Su Palabra. Si se lo permite, Él le ayudará con cada decisión que deba tomar. Para gozar de una vida abundante en este planeta que se encuentra atado a la muerte, deberá llevar un estilo de vida SOBREnatural tomando decisiones SOBREnaturales ¡todos los días de su existencia! Por esa razón, comience a depositar esa Palabra en su corazón; ahora empiece a dejar que la fuerza y la unción que ésta posee dirijan de forma directa sus decisiones —grandes y pequeñas—. Permita que Dios comience a elevar el nivel de sus pensamientos al de Él. Oseas 8-9; Salmo 121 Permanezco en Jesús, y Sus palabras en mí. Pido lo que quiero, y se me dará (Juan 15:7).

Scripture Reading: Deuteronomio 30:11-20