Daily Devotionals
KCM
Entierre los rumores Gloria Copeland 07 June Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densas tinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres días. Ninguno vio a su prójimo, ni nadie se levantó de su lugar en tres días; mas todos los hijos de Israel tenían luz en sus habitaciones.

Hace años Satanás comenzó un rumor: les dijo a unos cuantos cristianos que tenían que vivir como el mundo; tenían que sufrir las mismas desgracias, derrotas y necesidades y los mismos fracasos que sufren sus semejantes.

Bueno, la palabra se divulgó por toda parte. Quizá usted haya oído el rumor. Pero quiero que sepa ha sido una mentira muy ingeniosa.

En el Salmo 91:10, la Palabra de Dios dice que si usted permanece en Cristo, no le sobrevendrá mal, ni plaga tocará su morada. En Juan 16, Jesús dice que Él le ha quitado al mundo el poder de dañarle. Y en Éxodo 10:23 dice que cuando densas tinieblas rodearon a los egipcios, el pueblo de Israel tuvo luz en sus habitaciones.

De acuerdo a estos y otros pasajes, podrá ver que Dios nunca lo destinó a sufrir toda la basura que el mundo sufre. Él ha querido siempre que sus hijos vivan por encima de esas cosas y brillen como luz en un mundo de tinieblas.

En el Antiguo Testamento la fama de Dios quedó establecida por los milagros que hizo a favor de sus hijos. Ese mismo hecho debiera ser cierto hoy con nosotros. Deberíamos glorificar a Dios por las milagrosas vidas de victoria que vivimos. La gente debería venir a nosotros y decir: “He oído cómo Dios lo sanó”; o, “he oído cómo sus hijos fueron liberados de las drogas”; o, “Dios de veras le ha sacado de una crisis económica”.

¿Puede ver ahora por qué Satanás divulgó ese rumor, para que usted creyera que tiene que sufrir con el mundo, en vez de vivir como vencedor de este? Tampoco quiere que la gente le busque para preguntarle cómo obtiene el poder, la paz, la salud y la prosperidad que hay en su vida.

Pero eso es exactamente lo que Dios quiere que suceda. Así que ponga la Palabra de Dios por obra y atrévase a recibir las bendiciones que Él le ha prometido. Deje que la luz del poder de Dios en su vida entierre los rumores siniestros del diablo.

Scripture Reading: Filipenses 2:1-16