Daily Devotionals
KCM
Es hora de tomar las cosas en serio Kenneth Copeland 20 September Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré... Cuando me acuerde de ti en mi lecho, cuando medite en ti en las vigilias de la noche.

Si va a vivir con salud divina, habrá ocasiones en que tendrá que ser extremista en cuanto a la Palabra de Dios. Habrá ocasiones en la que quizá esté tan enfermo que no será suficiente con unos momentos en la Palabra y una oración rápida para recibir la sanidad.

Quiero decirle, en términos muy prácticos, lo que haría en una situación como esa. En el momento que despertara por la mañana, antes de que hiciera cualquier otra cosa, tomaría la cena del Señor, y diría: “Padre, dedico mi cuerpo todo el día de hoy al servicio de mi Señor Jesucristo. Recibo la sangre pura de Jesús derramada por mí en el Calvario”.

Luego, pondría al diablo en su lugar, diciéndole: “Te reprendo, Satanás. Hoy no vas a poner ninguna enfermedad ni padecimiento en mí. Por el poder de Jesús y mediante su Espíritu, no haré caso de los síntomas ni de lo que mi cuerpo crea al respecto. Yo he vencido esta enfermedad porque mayor es el que está en mí que el que está en el mundo”.

Luego, todo el día le daría gracias a Dios por mi sanidad. Buscaría algunas cintas de enseñanzas que llenaran mi mente y mi espíritu con la Palabra ungida de Dios, y las escucharía durante el día. En la tarde, alabaría a Dios y tomaría otra vez la cena del

Señor para recordar que la sangre de Jesús está en mis venas, que soy parte de la familia de Dios.

Usted no tiene que esperar hasta el segundo domingo de cada mes o cuando sea que la tome para tomar la cena del Señor. Jesús simplemente dijo: “Haced esto todas las veces, en memoria de mí”. Si está enfrentando un ataque serio del diablo, necesita recordar a Jesús todo el día y toda la noche. Necesita meditar en Jesús hasta que los pensamientos de Él saquen de su mente los pensamientos de esa enfermedad.

Por la noche, antes de acostarme, tomaría una vez más la cena del Señor, luego alabaría hasta dormirme. Si me despertara durante la noche, tomaría mi Biblia y leería todos los pasajes de sanidad y haría que el diablo se lamentara de haberme despertado.

Cuando el diablo lance un ataque contra su cuerpo, no pierda el tiempo, tome en serio la Palabra y póngase bajo su cuidado constante y ella cuidará bien de usted.

Scripture Reading: Hebreos 4:9-16