Daily Devotionals
KCM
Identifique a su verdadero enemigo Gloria Copeland 19 May Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor.

La persecución viene por medio de las personas… a veces a través de aquellas que más amamos y de las que se encuentran más cerca de nosotros. Sin embargo, a pesar de lo que usted es tentado a creer, ellas no son la fuente de su problema. De acuerdo con Marcos 4, es el mismo diablo quien promueve la persecución. Ésta es una de las estrategias que utiliza para robar la Palabra de su corazón. Entonces, cuando la persecución se presente en su vida, no se distraiga al enojarse con las personas involucradas. Ellas no están obrando en su propia fuerza, sino que están siendo dirigidas por la influencia del diablo. Utilice el poder y la autoridad que Jesús le ha dado, y ate al diablo quien es el que lo hostiga. Luego destruya el poder del engaño que él ha usado en esas personas, y ore a fin de que sean libres para conocer la verdad. Una vez que descubra quién es su verdadero enemigo y ore como corresponde, lo siguiente que Dios le instruirá es que continúe haciendo el bien: «Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos» (1 Pedro 2:15). Usted no fue llamado a discutir ni a defender su posición o su nombre cuando alguna persona hable mal de usted. Sólo déjelo todo en las manos del Señor, y continúe realizando Su voluntad. Eso hizo Jesús, Él no se rindió. Cuando lo ofendieron, Él no ofendió a nadie. Continuó predicando el evangelio, sanando al enfermo y liberando a todos los que eran oprimidos por el diablo. ¡Y vivía en victoria! Sé que es difícil permanecer tranquilo en tiempos de persecución, pero puede lograrlo si confía en que Dios al final lo librará. Por esa razón, Pablo pudo vivir de una manera tan victoriosa. En 2 Timoteo 3:11, él declaró que ¡el Señor lo libró de todas sus persecuciones! ¡Alabado sea Dios! no estamos solos en esto. Cuando estemos en medio de la persecución, el Señor se encuentra justo allí con nosotros. Por tanto, confíe plenamente en Él. Pase tiempo en oración, escuche lo que Él declara. Obedezca Sus instrucciones cuando parezca como si todo el infierno se levantara contra usted. Él lo librará de esas persecuciones, no sólo de vez en cuando, sino ¡siempre! 2 Samuel 22-23; 2 Corintios 10 El Señor me libra de todas mis persecuciones (2 Timoteo 3:11).

Scripture Reading: Mateo 5:10-16