Daily Devotionals
KCM
¡Jesús vive en su interior! Gloria Copeland 26 July El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos [de Dios], a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.

Yo siempre busco recibir revelaciones de parte de Dios que puedan cambiar mi vida; ¿y usted? Entendimiento divino que me lleve a nuevos niveles de vida y de gloria. Hace algunos años, Dios me dio una gran revelación, la cual es tan grande que he estado meditando en ésta desde ese entonces. Se la puedo resumir en cinco palabras: Jesucristo vive en mi interior. Usted podría argumentar: “Gloria, ésa no es una gran revelación, ¡todos los cristianos lo saben!”. No, eso no es cierto; pues no todos lo saben. Es posible que lo sepan con la mente, mas no con su corazón. Porque si lo supieran, la Iglesia de la actualidad sería completamente diferente; estaría tan llena de la gloria de Dios que los pecadores derribarían nuestras puertas para poder entrar, y recibir salvación. Nosotros seríamos una Iglesia donde los milagros y las sanidades no serían inusuales, sino lo normal. Ésta sería una Iglesia tan llena de la gracia de Dios que aun los impíos se maravillarían del poder de Dios en nuestra vida. Pablo lo describe en Efesios 5:27 de esta manera: «…una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino… santa y sin mancha». ¡Alabado sea Dios! Porque como creyentes nacidos de nuevo, ¡poseemos la esperanza de gloria! Esto significa que con toda confianza podemos esperar la plenitud de la presencia de Dios en nuestra vida. No sólo debemos anhelarla o leer lo que otras personas han experimentado con respecto a la presencia de Dios. Podemos vivir en la gloria de Dios; podemos lograrlo porque Jesús, el Ungido, el mismo Señor de la gloria, ¡vive en el interior de cada uno de nosotros! Analícelo; permita que esta emocionante realidad comience a penetrar en su corazón. Deje que resplandezca en usted la realidad de que Jesús, el Ungido —no tan sólo el que vivió hace 2000 años, sino Jesús resucitado y glorificado— ¡en realidad, vive en su interior! Ester 9-10; 3 Juan El Ungido y Su unción viven dentro de mí. Él es mi esperanza de gloria (Colosenses 1:27).

Scripture Reading: 2 Corintios 2:14-17