Daily Devotionals
KCM
La fe lo conecta Gloria Copeland 07 June Por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Es de suma importancia desarrollar su fe. ¿Por qué? Porque ésta lo conecta con las bendiciones de Dios. Es la fuerza que le brinda la sustancia a esas bendiciones en su vida (Hebreos 11:1). Y además de eso, agrada a Dios (Hebreos 11:6). La fe entra al reino espiritual, toma la promesa de Dios y la traslada a la realidad física de una manera tangible. La fe trae las bendiciones espirituales; por ejemplo, el automóvil que necesita o la sanidad para su cuerpo. Ésta produce la acción o manifestación de una promesa en esta Tierra. En Romanos 5:2, leemos que mediante la fe tenemos acceso a la gracia (favor) de Dios. Por tanto, si usted anhela gracia para nacer de nuevo, deberá recibirla por fe. Si quiere que la gracia del Señor se manifieste en sus finanzas o en cualquier otra área de su vida, es necesario que la reciba por fe. Yo lo veo de la siguiente manera: Cuando usted cree en la Palabra, abre la ventana de su vida y le da a Dios la oportunidad de actuar. Aunque parezca mentira, esa forma de pensar le molesta algunas personas. No comprenden por qué Dios necesita una oportunidad; después de todo Él es Dios. ¿Acaso no puede hacer todo lo que desea? Sí, Él puede. Y anhela responder a nuestra fe. Pero Dios no es igual que el diablo, Él no entra a la fuerza en su vida. Él espera que usted le brinde una oportunidad al creer en Su palabra. Cuando cree en ella y la convierte en su fundamento, incluso en medio de las situaciones más difíciles, Dios se manifestará en éstas. Recuerde, ¡la fe habla! Pero ésta no dice nada que no sea la Palabra. Cuando el cáncer ataca, la fe no confiesa: “Estoy muriendo de cáncer”; al contrario, ésta asegura: Soy sano por las heridas de Jesús. Por tanto, viviré y no moriré, y declararé las obras del Señor. Esa fe unida con Su palabra, abre la puerta para que Dios obre… ¡brindándole algo con qué actuar!; es decir, le da una oportunidad. Lo que usted confiesa de forma continua, sucederá en su vida. Entonces si está creyendo por sus finanzas, habitúese a expresar confesiones como ésta: Según Deuteronomio 28, la escasez es una maldición de la ley. Y Gálatas 3:13, manifiesta que Jesús me redimió de esa maldición. Por tanto, soy redimido de la maldición de la escasez. Mis necesidades son suplidas conforme a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. Por tanto, cada vez que recuerde sus deudas, declárelas canceladas en el nombre de Jesús. Llámese próspero, libre de deuda; y declare las cosas que no son como si fueran. En resumen ¡actúe en fe! Pues ¡la fe lo conecta! 2 Reyes 17-18; Colosenses 3 Jesús me ha dado entrada por fe a la gracia; por tanto, permanezco firme. Me gozo en la esperanza de la gloria de Dios (Romanos 5:2).

Scripture Reading: Lucas 17:5-6