Daily Devotionals
KCM
La gran búsqueda Gloria Copeland 14 February El amor nunca deja de ser...

¿Cuál es la meta principal de su vida? ¿Qué propósitos desea cumplir? ¿Cuáles son los sueños que anhela alcanzar? Si es una persona de negocios, posiblemente su objetivo sea establecer un negocio tan exitoso, a fin de sembrar millones de dólares en la obra de Dios. Si ha sido llamado al ministerio, quizá sueñe con predicar el evangelio por todo el mundo. Aunque esas metas sean maravillosas, existe algo más importante que puede llevar a cabo. Es algo que usted como creyente debería perseguir con ímpetu y procurar conseguir; es más debería ser su propósito, su gran búsqueda (1 Corintios 14:1, AMP). ¿Cuál es esa gran búsqueda? Que su vida sea guiada por el amor de Dios y que éste desborde. El amor humano es tan variable que puede convertirse en odio de la noche a la mañana. Es tan indefinido que puede mostrar el afecto más tierno en un momento, y luego mostrar los celos más iracundos; y nosotros le llamamos “amor” todo el tiempo. Pero el amor de Dios, conforme al cual se nos ha llamado a vivir, es muy diferente. Es estable, no actúa de una manera un día, y de otra al siguiente. No varía de acuerdo con nuestras circunstancias o emociones. Al contrario, sus características son definidas y consecuentes. En 1 Corintios 13:4-8, leemos exactamente cuáles son estas características. Este versículo establece un alto estándar para el amor ?tan alto que quizá usted piense que se encuentra fuera de su alcance?. Pero no es así; de hecho, si usted es un creyente, ese amor de Dios forma parte natural de su sobrenatural forma de ser. Éste reside en su corazón ahora. Tal vez usted no se haya rendido ante él, pero se encuentra ahí. Cuando nació de nuevo, Dios mismo y Su propia naturaleza de amor fueron depositados en su vida. En Romanos 5:5, leemos que Él derramó Su amor en nuestro corazón por medio del Espíritu Santo. Sin la constante influencia del Espíritu de Dios y de Su Palabra, usted tendrá una tendencia natural hacia el egoísmo. Nuestra mente natural ha sido entrenada para creer cosas como: “Tienes que ver sólo por ti… y velar por tus propios intereses”. Y además, el diablo trabaja a tiempo completo para apartarnos del amor, pues él sabe que si tiene éxito puede desconectarnos de nuestra fe y robar la respuesta de nuestras oraciones. En pocas palabras, él puede hallar un “lugar” en su vida. Y lo más importante es que el amor es el fundamento de una vida cristiana. Cuando usted vive en amor, se coloca en una posición en la que el mismo Dios lo puede proteger. Cuando renuncia a buscar lo suyo, Él mismo procura su bienestar. El Gran Yo Soy se encuentra a su lado, si Dios es por usted, quién es contra usted (Romanos 8:31-34). El amor es nuestro primer y único mandamiento. El amor es la clave para obtener la sabiduría, el poder y la protección de Dios. Por tanto, no debería sorprendernos que en la Palabra se nos enseñe que éste debe ser la prioridad de nuestra gran búsqueda. Levítico 6-7; Lucas 8 Busco con ímpetu y procuro conseguir el amor. Lo declaro como mi prioridad y mi gran búsqueda en la vida (1 Corintios 14:1).

Scripture Reading: 1 Corintios 13:4-8