Daily Devotionals
KCM
Lea el testamento y reciba su herencia Gloria Copeland 10 January Para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu… Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.

¿Alguna vez ha sido invitado a la oficina de un abogado para presenciar la lectura de un testamento? Yo no, pues de donde vengo, cuando alguien moría nunca dejaba tanto dinero como para que los parientes se pelearan por éste. Pero ¡alabado sea Dios!, ése ya no es mi caso. Me convertí en la heredera de una gran fortuna hace más de 40 años en Little Rock, Arkansas; el día que le rendí mi vida a Jesús. En ese momento formé parte de la familia más rica del universo: La familia real, a la cual le pertenece el universo y que además lo rige. Recibí una herencia tan vasta que me tomaría toda la eternidad comprenderla por completo. A muchos les emociona descubrir la historia de sus ancestros. Le gustaría saber si en su árbol genealógico hubo personas importantes, pues los hace sentir que provienen de un buen linaje. Usted y yo debemos actuar de la misma manera en lo que respecta a nuestra herencia como creyentes. Nuestros antecesores fueron los mejores hombres y mujeres que hayan vivido en la Tierra. Nuestro linaje proviene de Abraham, Isaac, Jacob, José, el rey David… hasta Jesús. ¡Analícelo! Ellos son nuestros antepasados. Tal vez argumente: “Espere un minuto, ellos son judíos. Vivían en la tierra de Canaán e Israel. ¡Usted es una estadounidense que proviene de Arkansas! No podría formar parte de esa familia”. Físicamente no, pero en lo espiritual sí; de acuerdo con la Biblia, sí pertenezco a esa familia. Y si usted ya aceptó a Jesucristo como el Señor de su vida, también forma parte de ésta. Y escrito está en Gálatas 3. Como cristiano, ¡usted es la simiente de Abraham! Eso significa que todo lo que Dios le prometió a él, también le pertenece a usted. Se lo heredó a través de Jesús. ¡La bendición de Abraham es su herencia! La recibió por medio de la Palabra. Y aunque sólo necesita leer el testamento ?la Palabra? para descubrir lo que por derecho le corresponde, la única forma de recibirla es por fe. Ésta nos da acceso al favor y a la gracia de Dios… y ésta le permite a Él gobernar nuestra vida. Le abre la puerta a nuestra herencia. Por tanto, comience a leer la Palabra con una nueva perspectiva; no la vea como un libro de historias, sino como un registro de sus antepasados. Léala y créala como si estuviera leyendo un testamento que detalla su fortuna. Disfrute de las riquezas que le pertenecen por la virtud de su nuevo nacimiento. Descubra por sí mismo que en realidad es un heredero de los ¡ilimitados recursos de la familia de Dios! Génesis 21-22; Mateo 12 Las bendiciones de Abraham vienen a mí a través de Cristo Jesús. Yo recibo la promesa del Espíritu por fe. ¡Soy un heredero de la promesa! (Gálatas 3:14, 29).

Scripture Reading: Hebreos 6:13-20