Daily Devotionals
KCM
Madurando en amor Gloria Copeland 11 May Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

La contienda conlleva muchos peligros. Pero una seria consecuencia que proviene al vivir en contienda es que ésta estorba sus oraciones, y le roba una de las más grandes promesas. La puede encontrar en Mateo 18:19. El diablo odia que los creyentes se pongan de acuerdo. Como cristianos, estar en acuerdo nos abre las ventanas del cielo, y le cierra la puerta a cada circunstancia destructiva que Satanás pueda traer. Entonces él siempre intentará detener esa alianza causando contienda y división, principalmente en los dos lugares donde los creyentes se unen de una manera más poderosa: la familia y la iglesia. Hasta ahora es posible que usted no haya considerado a su familia como una fuerza poderosa para Dios; sin embargo, ésta lo es si permanecen en acuerdo unos con otros. Por tanto, propóngase vivir en amor dentro de su hogar y no se involucre en la contienda. Aunque parezca mentira, el hogar es siempre el lugar más difícil para demostrar amor. Yo creo que la razón se debe a que bajamos la guardia cuando nos encontramos en casa. No nos preocupamos por nuestra reputación ni por impresionar a nadie. En el hogar, nada impedirá que sea egoísta —excepto su compromiso de vivir conforme al amor de Dios—. Pero no se engañe pensando que no es relevante cómo actúa usted en casa. Sí es importante, y mucho. De hecho, hace años, el Señor me indicó algo que jamás olvidaré: Si permites que Satanás te detenga con la contienda frente a la puerta de tu casa, no serás una amenaza para él en ningún otro lugar. Comprométase a sacar la contienda de su hogar. Aprenda a vivir un estilo de vida en acuerdo con su cónyuge y sus hijos. Procure que sus oraciones prevalezcan al estar en armonía con los miembros de su familia. Al momento en que usted se moleste y entre en contienda, resuélvalo de inmediato. Dígale a la otra persona: “Por favor perdóname. Te amo, y no quiero estar en contienda contigo”. Luego ore al Señor: Padre, me arrepiento por haber tomado esa actitud. No seré una persona conflictiva. Me rehúso a darle lugar a la contienda. Decido vivir en amor. Es posible que al principio usted deba arrepentirse muchas veces, pues desarrolló hábitos que le tomarán tiempo cambiar. Sin embargo, no se desanime ni se rinda. Sólo siga actuando conforme a la Palabra, y continuará madurando en amor. 2 Samuel 5-6; 2 Corintios 1 Mantengo a la contienda fuera de mi vida, al actuar de acuerdo con la Palabra. Mis oraciones son eficaces y no serán estorbadas (1 Pedro 3:7).

Scripture Reading: Proverbios 17:1; Marcos 11:25-26; 1 Pedro 3:7