Daily Devotionals
KCM
Mantenga la línea de comunicación abierta Gloria Copeland 26 April ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?

¿No sería la vida maravillosamente sencilla si sólo hubiera una cosa que en realidad importara? ¿No sería excelente si sólo un factor determinara su éxito? Todas las confusiones y complejidades que llenan su vida desaparecerían de forma inmediata. Siempre sabría qué prioridad colocar en primer lugar, en vez de realizar malabarismos constantes con éstas. Bien, le tengo algunas buenas nuevas que talvez lo sorprenderán. De hecho, existe sólo una verdadera clave para triunfar en la vida. Es cierto, existe sólo una y es: Mantener una relación viva con Dios. Hace años, yo solía expresar: Si usted no está viviendo en victoria, examine su andar en amor. Otras veces decía: Si no obtiene el resultado de sus oraciones, asegúrese de que la falta de perdón no le esté estorbando… cerciórese de que su carne esté bajo control… verifique que se encuentra fluyendo en el gozo del Señor. Había aprendido que a través de reconocer esos indicios espirituales, podía encontrar la causa del fracaso. Sin embargo, aunque aquellos indicadores eran de mucha ayuda, después de haber vivido más de 40 años por fe, me he dado cuenta que al final nuestro éxito sólo depende de nuestra continua y vital comunión con Dios. Ese único factor determinará los otros. Si usted se comunica con el Señor, las otras cualidades fluirán de forma natural de su corazón. Si entabla una relación viva con Dios, vivirá en amor, gozo, perdón; y su carne permanecerá sujeta a su espíritu. Pero ¿qué significa en realidad entablar una relación viva con Dios? Quiere decir que usted debe mantener abierta la línea de comunicación entre los dos. En otras palabras, es realizar sus actividades diarias, con la expectativa y la disposición de escuchar la voz del cielo. Analícelo, ¡la victoria constante depende de una sola clave! No necesita memorizar una lista que le indique qué hacer y qué no, sino conservar ese fluir en una comunión viva y continua con Dios. Él siempre le habla a nuestro corazón, por medio del Espíritu Santo que reside en nuestro interior. Sintonice su oído a Su frecuencia y alinee su corazón a Su Palabra. Sólo mantenga la línea de comunicación abierta. 1 Samuel 4-5; Romanos 16 He comenzado en el Espíritu; por tanto, permaneceré en él y soy perfeccionado (Gálatas 3:3).

Scripture Reading: 1 Juan 1:1-7