Daily Devotionals
KCM
Nada que temer Gloria Copeland 18 March Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.

Hoy día la imagen que uno tiene de sí mismo es uno de los problemas mayores en el Cuerpo de Cristo. Nos impide hacer las cosas que Dios quiere que hagamos. En lugar de obedecer a Dios, nos preguntamos: “¿Qué pensará la gente de mí si hago eso? ¿Qué pasará si le ordeno a esa persona que se levante de la silla de ruedas y no lo hace? ¿Qué pasará si comienzo a creer en la prosperidad y no tengo dinero? ¿Qué crees Dios mío? ¿Cómo me mirará la gente?”

Si alguna vez ha tenido esa experiencia, déjeme decirle algo: no importa la imagen que tenga de sí mismo, lo que importa es obedecer a Dios. Cuando se trata de obedecer a Dios, la imagen que tenga de sí mismo no cuenta, y cuanto más pronto la olvide, mejor será para usted.

Pero ¿sabe lo que es irónico? Una vez que usted haga eso, su reputación mejorará. Es curioso, pero cuando usted deja de preocuparse por su propia imagen, esta mejorará. ¿Por qué? Porque entonces cuando los demás lo miren, en lugar de ver esa imagen insignificante que tiene de sí mismo, van a ver la imagen del Señor Jesús reflejada en usted.

Por lo tanto, despójese de esa imagen tergiversada que tiene de sí mismo y empiece a cultivar la imagen de Cristo en usted. No se deje controlar por el temor a lo que los demás vayan a pensar de usted, sino por la fe en lo que Cristo pueda hacer.

Después de todo, Él ha prometido que nunca lo dejará ni lo abandonará; eche mano de eso; créalo; hágalo. Una vez que lo haga, descubrirá que no hay nada que temer.

Scripture Reading: Romanos 8:29-39