Daily Devotionals
KCM
¡No espere que le sirvan las rosquillas para decidirse! Kenneth Copeland 31 July No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Hace tiempo, tomé la decisión de vivir por fe. En esa época, yo no sabía nada acerca de la fe; simplemente decidí que viviría de esa manera porque leí en la Palabra: «Mas el justo vivirá por fe…» (Hebreos 10:38). Desde ese entonces, tuve que comenzar a tomar decisiones basadas en la Palabra de Dios, y no de acuerdo con mis circunstancias. Sin embargo, déjeme explicarle algo; yo no esperaba que tomar esas decisiones fuera algo sencillo. Por tanto, empecé a establecerme en lo que la Palabra declara, de ese modo sabría cómo reaccionar al momento de enfrentar alguna situación difícil. A diario, y durante muchas horas, escuchaba predicaciones acerca de la fe; y meditaba en las situaciones descritas en la Biblia en mis tiempos de oración. Yo analizaba cómo reaccionaría a la hora de enfrentar ese tipo de circunstancias. Y como era de esperarse, cada vez que salía a la calle me encontraba exactamente con el tipo de situaciones acerca de las cuales había meditado. Cuando eso sucedía, ya sabía qué hacer: tomar la ruta de la fe. ¿Por qué? ¡Porque la decisión ya se había tomado en el tiempo de meditación, oración y alabanza! De esa misma manera, conquisté el problema de gula que alguna vez padecí. Tomé la decisión de calidad de ya no consumir azúcar en mi vida. Vencí porque en un momento de oración y ayuno decidí renunciar a ésta para siempre. Desde ese entonces, me rehusé a obedecer mi cuerpo. Si alguien me ofrecía un pedazo de pastel, y mi cuerpo decía: “Bueno, talvez debamos considerarlo”. Yo respondía: Cállate, cuerpo. Ciertamente, mi carne gimió y se quejó por un tiempo; pero después se alineó con mi voluntad, y por supuesto, también con mi fe. Ahora eso ya no me molesta para nada. ¿Se da cuenta? Una vez tomada esa decisión de calidad, mi fe tomó el control sobre mi carne. Por tanto, analice qué necesita cambiar en su vida. Tal vez su problema no sea la gula; pero si lo tiene, esperar hasta que le sirvan las rosquillas para decidirlo, no lo liberará. No obstante, el tomar una decisión de calidad con anticipación, sí asegurará su éxito. Job 10-11; Apocalipsis 4 Yo no me conformo a este mundo. Soy transformado mientras renuevo mi mente, y compruebo que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta (Romanos 12:2).

Scripture Reading: Romanos 8:9-13