Daily Devotionals
KCM
No pierda el tiempo preguntándose" Kenneth Copeland 19 May Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

Algunas veces los creyentes se retuercen las manos y se preocupan si están o no orando de acuerdo con la voluntad de Dios. “Qué lástima “dicen, ciertamente no puedo esperar que Dios haga algo por mí que esté fuera de su voluntad”. Y están absolutamente en lo correcto.

Pero no necesitan perder el tiempo andando por ahí perplejos. Necesitan tomar sus Biblias y entender cuál sea la voluntad de Dios.

Dios ha hecho algunas promesas muy claras en su Palabra, y su voluntad es cumplir cada una de ellas en su vida. En efecto, esas promesas están divinamente garantizadas por un contrato que ha sido firmado con la sangre de Jesucristo.

Piénselo de esta manera. Su Biblia es la última voluntad y testamento de Jesucristo. Es un registro de la herencia que le pertenece a usted. Todo lo que es suyo ha sido registrado en ese Libro, y si usted es inteligente, escudriñará lo que hay en ella. No la deje sobre la mesa para que luego no tenga que clamar: “¡Oh, Dios! ¡Oh, Dios! Estoy buscando la verdad”.

Tome la Biblia y busque en ella lo que a usted le pertenece. Dese cuenta de lo que necesita hacer para estar en conformidad con la voluntad de Dios.

Algunas personas no hacen eso. Al contrario, tratan de cambiar a Dios. Siguen tratando de convencer a Dios de cuán heridas se sienten o de cuán pobres son. Rogarán, suplicarán y adularán a Dios y actuarán siempre como si tuvieran que cambiar, de algún modo, el parecer de Dios acerca de la situación. Esas personas se van a quedar esperando por mucho tiempo.

Dios nunca va a cambiar. La Biblia dice que Él es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Su voluntad también lo es. Así que no pierda su tiempo preguntándose si está orando conforme a la voluntad de Dios. Tome el Libro y base sus oraciones en este. Entonces podrá estar seguro de que la respuesta está de camino.

Scripture Reading: Proverbios 2:1-12