Daily Devotionals
KCM
¡No pierda la esperanza! Kenneth Copeland 29 September Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado...

Cuando tiene esperanza, de forma sobrenatural permanece a la expectativa de que Dios cumplirá en su vida lo que ha prometido. En los versículos del devocional de hoy, el apóstol Pablo habla acerca de esta clase de expectativa sobrenatural. Él utiliza dos palabras diferentes del idioma griego, las cuales se pueden traducir como esperanza. Una significa: “esperar con alegría lo bueno”. La otra palabra puede ser definida como: “anhelo ferviente, esperanza esforzada, observando con la cabeza en alto, y prescindir de cualquier otra cosa que pudiera desenfocar su atención”. Por ejemplo, en Hebreos 11:1, se afirma: «Es, pues la certeza de lo que [con intensidad] se espera…». Cuando se encuentra tan sumergido en la Palabra, nada lo distrae. La esperanza divina cobra vida en usted, y sé lo que eso significa. Hubo momentos en los que me enfoqué tanto en lo que Dios me pedía que realizara, y me encontraba tan sintonizado en las promesas de la Palabra que no podía pensar en otra cosa. Cada vez que las personas conversaban conmigo, yo siempre terminaba hablando acerca de mi esperanza. Esto era tan fuerte dentro de mí que, en ese entonces, me sentía más grande en el interior que en el exterior; pues para mí todo lo que había creído, ya era una realidad. Cuando su esperanza cobre esa fuerza, no importa qué clase de incredulidad, oposición o situación contraria a la Palabra intente lanzar el diablo en su camino; usted es una persona con una mentalidad definida; por tanto, no puede ser desviado del camino. La imagen divina de su éxito, a la cual la promesa de la Palabra da vida, es demasiado fuerte en su interior. Entonces sin importar en qué le esté creyendo a Dios, aumente su expectativa sobrenatural para recibirla. Anhele ansiosamente obtenerla. Vea más allá y no se distraiga con aquello que puede apartarlo del camino y no escuche cuando le digan que no se cumplirá la promesa de Dios en su vida. Mantenga la promesa de la Palabra frente a sus ojos y ésta conservará su esperanza; entonces ¡verá sus deseos realizarse! Isaías 45-46; Salmo 50 De acuerdo con mi anhelo y esperanza, no le tengo miedo a nada (Filipenses 1:20).

Scripture Reading: Salmo 16; Proverbios 13:12