Daily Devotionals
KCM
No vaya tras el éxito, ¡deje que éste vaya tras usted! Gloria Copeland 29 May La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.

¿Qué tanto anhela usted el éxito en su vida? ¿Lo suficiente como para cambiar sus confesiones, y la dirección de su enfoque? ¿Lo desea tanto como para actuar conforme a la Palabra de Dios, incluso cuando el resto del mundo le diga que nunca funcionará? Si realmente lo quiere, en la Palabra se garantiza que su vida estará llena de éxito: buen éxito. No recibirá la clase de éxito que el mundo brinda, sino el que posee la etiqueta de Dios. El éxito, a la manera del mundo, presenta en su etiqueta un valor agregado de miseria. En cambio, Dios nos promete en Proverbios 10:22 que: «La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella». Sin embargo, permítame advertirle que a Satanás no le agradará que usted decida buscar el éxito de Dios. Y él hará todo lo posible para detenerlo; y puesto que él conoce la fórmula de Dios para el éxito, sabe exactamente qué tácticas utilizar. Satanás lo presionará para que confiese expresiones negativas. Tratará de apartarlo de la Palabra y distraer su atención con cualquier cosa —sin importar qué sea, siempre y cuando lo aleje de ella?. La meta del diablo es detener su fe, pues sabe que es la única fuerza capaz de lograr que una situación imposible cambie. Él también es consciente que ésta proviene de las Escrituras. Entonces cuando se da cuenta que la verdad entra en su corazón, y escucha que usted la confiesa con su boca; él no se cruza de brazos. Empieza a hablarle para que lleguen a su mente pensamientos de duda, los cuales son opuestos a lo que declara la Palabra. Pero esos pensamientos no se vuelven suyos, a menos que los crea y los confiese. Y eso es lo que él desea. Si en la Biblia se asevera que usted es sano, él le dirá que está enfermo. Si la Palabra proclama que ha sido perdonado, él le afirmará que aún es culpable. Si la Palabra declara que sus necesidades han sido suplidas, él le asegurará que no lo están. Mas si usted no se lo permite, y mantiene la Palabra en su boca y en su corazón, obtendrá la victoria. No existe ninguna fuerza del diablo que venga en contra suya que pueda vencer la Palabra de Dios. Ésta lo convertirá en un vencedor en cualquier situación. De manera que si ha anhelado el buen éxito, y éste lo ha estado eludiendo; ya no se pregunte si califica para lograrlo, y recuerde quién se encuentra con y en usted. Luego acuda a la Palabra de Dios y ponga en práctica la fórmula de Dios para obtener éxito en su vida. Empiece a confesarla, a meditar en ella y a ponerla por obra. Y en poco tiempo, no perseguirá el éxito… ¡éste lo perseguirá a usted! 1 Reyes 20-21; Efesios 3 La bendición de Jehová es la que me enriquece y no añade tristeza con ella (Proverbios 10:22).

Scripture Reading: Romanos 8:31-34