Daily Devotionals
KCM
Nunca caiga Kenneth Copeland 11 May Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

Si quiere la clase de fe que lo mantenga de pie cuando otros caen a su alrededor, necesita poner en práctica lo que se refiere a la Palabra.

En primer lugar, necesita estudiar. Usted puede estudiar la Palabra de muchas maneras. Puede leerla y escudriñarla con concordancias, diccionarios y otras guías de estudio. Pero si tiene una grabadora, también puede pasar la mitad del día escuchando cintas de enseñanzas. Es sólo una manera de estudio, pero es poderosa.

Lo segundo que necesita hacer es ir donde la Palabra se predica. Lo que dice en Romanos 10:17 que “la fe viene por el oír”, se está refiriendo a la Palabra predicada.

Siempre que comienzo a sentirme rodeado de problemas y se me hace difícil escuchar a Dios, dejo todo y encuentro algún lugar donde pueda oír la predicación de la Palabra. He recibido más respuestas de Dios de esa manera de las que pueda contar. Aunque el predicador no haya hablado acerca de algo que esté remotamente relacionado con el asunto con el que estoy luchando, alguna Palabra de las Escrituras comienza de repente a llevar mis pensamientos en cierta dirección. Ahora comprendo: “Esa es la respuesta a ese problema con el que he estado lidiando en las últimas seis semanas”.

En tercer lugar, necesita comenzar a confesar la Palabra que ha oído. Encuentre la promesa de Dios que tiene que ver con su situación y dígala en voz alta como si ya se hubiera cumplido en su vida.

Tome la Palabra de Dios en serio, estúdiela y ponga atención cuando es predicada. Confiésela y sea el obrero diligente que el mismo diablo mire con temor y diga: “¡Ahí está un creyente que toma en serio la iglesia!”

Scripture Reading: 2 Pedro 1:3-10