Daily Devotionals
KCM
¡Nunca juegue limpio con el diablo! Kenneth Copeland 13 July Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; pero el alimento sólido es para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Leamos de nuevo estos versículos, ahí se explica cómo debe alinear sus sentidos: primero, adquiriendo conocimiento en la Palabra de justicia; y segundo, por el uso o por la práctica. Practique cómo vivir conforme al reino espiritual y cómo andar por fe y en amor. ¡Practique, practique, practique! Al principio, su carne se rebelará porque no está preparada para vivir de tal forma, y por un tiempo se opondrá. Algunas personas lo ignoran, por eso se desaniman al tropezar y al caer las primeras veces que intentan andar conforme al Espíritu, en determinada área de su vida. No se comporte así, mejor continúe practicando. Elija a una persona que sea casi imposible de mostrarle amor y comience a amarlo. Si falla en el primer turno de bateo, no se preocupe; pues en este juego hay más de tres oportunidades. Siga intentándolo hasta que logre golpear la pelota. En una ocasión, alguien me preguntó: «¿Alguna vez ha fracasado?». No, no he fracasado, le respondí. Pues nunca practico juegos de nueve entradas; sino que los termino hasta ganar. Además, mis oportunidades de fallar serían demasiadas si aceptara el fracaso. Mis defectos son demasiados y he tropezado en varias ocasiones; sin embargo, no las cuento como fracasos, sino como entrenamientos. En cambio, cuando obtengo la victoria, ¡alabo a Dios, porque es verdadera! “Pero hermano Copeland, eso no es jugar limpio”. Muéstreme en qué parte de la Biblia dice que es necesario jugar limpio contra el diablo. Yo no juego limpio contra él; ya que cuando lo enfrento, llevo varias barajas conmigo, y voy en el nombre de Jesús, nombre que es sobre todo nombre. Y eso es actuar de forma injusta, lo cual está bien porque el diablo ya ha sido derrotado. Ya no debemos jugar limpio contra él, sólo continuemos jugando y proclamemos la victoria. Esdras 4-5; Santiago 5 Yo me entreno para ganar, mientras practico al vivir en las cosas del Espíritu (Hebreos 5:13-14).

Scripture Reading: Hebreos 5:12-14