Daily Devotionals
KCM
¡Observe cómo obra Dios! Kenneth Copeland 20 April ...diga el débil: Fuerte soy.

Su confesión es lo que usted declara —no sólo con su boca, sino también con sus acciones—. Jesús es el Sumo Sacerdote de su confesión. Eso significa que Él ejerce la autoridad de cumplir cualquier cosa que usted confiese por fe, y que se alinee con Su Palabra. Ésa fue la misión que él le asignó a Jesús. El Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra confesión literalmente significa: “El enviado de Dios que vela por nuestras palabras y acciones de fe, y verifica que éstas se cumplan”. Esto quiere decir que si sufre de escasez, y confiesa por fe: «Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4:19). Jesús ejerce la autoridad para liberarlo de la crisis financiera que enfrenta. O si al sentirse enfermo, declara por fe: Soy sano por las llagas de Jesús; se coloca en el lugar correcto para recibir la sanidad que proviene de Él. Algunas personas afirman: “No puedo confesar que fui sanado porque todavía me siento enfermo. ¡Eso sería mentir!”. ¿En serio? Entonces el profeta Joel le dijo a las personas que mintieran cuando declaró: «…Diga el débil: Fuerte soy». No, él no le estaba diciendo a la gente que mintiera, sino que estaba revelando un principio espiritual. Quería que el pueblo de Dios confesara lo que Él declaraba acerca de ellos, en lugar de lo que sus circunstancias argumentaban. Esto le parece extraño a la mayoría de personas porque son demasiado egoístas. Juzgan todo bajo su propio punto de vista. Sin embargo, cuando usted confiesa la Palabra, en vez de sus circunstancias, rinde su manera de pensar; y comienza a confesar los pensamientos de Dios. Cuando lo comprenda, no le parecerá insólito. Entonces confiese hoy las palabras de Dios sobre sus circunstancias. Declare Sus palabras en fe… y ¡observe cómo obra Dios! Jueces 16-17; Romanos 9 Soy fortalecido en el Señor y en el poder de Su fuerza (Efesios 6:10).

Scripture Reading: Proverbios 18:20-21