Daily Devotionals
KCM
Orando por la salvación de un ser querido Kenneth Copeland 24 August ...el dios de este siglo [el diablo] cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

¿Sabe usted cómo orar de manera eficaz para que su familia entre al Reino de los cielos? He descubierto que muchos cristianos lo ignoran. Ellos envían oraciones a cualquier dirección y esperan obtener un resultado. Y esto es cierto, especialmente cuando oran por los perdidos. He conocido personas que han orado durante 20, 30 y hasta 40 años sin obtener resultados. Saber cómo orar con eficacia puede cambiar esa situación. Es importante que sepa que si usted ha estado intercediendo por su hermano (o cualquier otra persona), no hay nada de malo en él (ella) ¡a excepción del diablo! Ningún ser humano rechazaría por voluntad propia la salvación que ofrece Jesús si comprendiera en realidad lo que ésta significa. Entonces ¿por qué existen muchos sin ser salvos? En 2 Corintios 4:4, leemos que el diablo es el que ha cegado sus mentes. Una vez que se percate de que es él —no su hermano— el verdadero problema, tendrá claro cuál es su primer paso de oración. Debe expulsar a Satanás de la vida de su hermano. Jesús explicó que usted no podía entrar en la casa del hombre fuerte y saquear sus bienes, a menos que primero lo atara (Mateo 12:29). Así que átelo y dígale: Ato todo espíritu que esté influyendo en la vida de mi hermano; cegándole para que no vea el evangelio con el propósito de mantenerlo alejado del reino de Dios. Mi vida le pertenece al Señor Jesucristo; por tanto, yo llevo Su autoridad y justicia, y en Su nombre ordeno que desista de sus maniobras. Yo saqueo su casa de acuerdo con la Palabra de Dios, y entro en ésta para liberar a mi hermano de sus manos. Es posible que usted no pueda echar por completo a ese demonio, pues quizá su ser querido lo invite de nuevo a su vida, incluso más rápido de lo que usted lo expulsó. Sin embargo, usted puede atar a ese espíritu y mantenerlo amarrado. Es probable que esto lo ocupe por unos días, pero lo logrará. Su próximo paso de fe se encuentra en Mateo 9:37-38. Jesús, contemplando a las multitudes que necesitaban ministración, le declaró a Sus discípulos: «Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies». La Palabra de Dios trae la fe para recibir la salvación (Romanos 10:17). Procure que la Palabra llegue a la vida de su ser querido. Talvez usted piense: “¿Cómo? ¡Él no me escuchará!”. Quizá no; sin embargo, Dios sí sabe a quién le prestará atención, y Él enviará a esa persona para que le hable desde el otro lado del mundo si fuera necesario para que le hable. Una vez que usted haya orado de esa manera, de allí en adelante active su fe tratándolo como si ya fuera salvo, no como una mala persona. Explíquele acerca de las bondades de Dios, así como lo haría con un creyente. Luego sólo observe cómo cambia todo, ¡usted se sorprenderá! Proverbios 19-20; Salmo 9 Yo ato todo espíritu que ciega la mente de mis seres queridos respecto al evangelio de Jesucristo. Yo obedezco la orden de Jesús de pedirle al Señor de la mies que envíe obreros a Su mies, pues ésta es realmente abundante (2 Corintios 4:4; Mateo 9:37-38).

Scripture Reading: Mateo 9:37-38, 12:29