Daily Devotionals
KCM
¡Permita que suba la temperatura de su fe! Kenneth Copeland 17 November Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Existen muchas cosas en nuestra vida que pueden resolverse con sólo tomar buenas decisiones. Éstas no pueden solucionarse rogando a Dios: “Señor ¡quita este mal hábito de mí!”. Si Él actuara de esa forma, ¡ya lo habría hecho! “Pero hermano Copeland, ¡tomar una decisión como ésa no es fácil!”. No, no lo es. Sin embargo, es posible lograrlo; y yo le enseñaré cómo empezar. Primero, sumérjase en la Palabra y en las promesas de Dios. Invierta tiempo averiguando qué le pertenece a usted en Cristo Jesús. Las frases: “en Cristo”, “en Él” o “en quien”, se utilizaron más de 100 veces en versículos con promesas y declaraciones en todo el Nuevo Testamento. Búsquelos; lea cada libro desde Hechos hasta Apocalipsis. Cuando los encuentre, es ese momento tome una decisión y confiese: Esa promesa es mía. Estoy en Cristo y Él está en mí, y lo reclamo ahora. Ese versículo se refiere a mi vida. Luego, en su mente comience a verse a sí mismo de acuerdo con la Palabra. Véase obrando en poder, amor, disciplina y dominio propio (2 Timoteo 1:7). Empiece a visualizarse tomando esas decisiones firmes y precisas. Visualícese como Dios lo ve. En vez de considerar su cuerpo, ¡considere a Jesús! No permita que su mente y sus sentidos lo encierren en este mundo natural. ¡Tome en cuenta a Jesús! Fije su mente en Él, y comience a programar su espíritu con la Palabra de Dios. Decida de antemano que, sin importar lo que suceda, usted elegirá a Jesús y a Su Palabra; en lugar de lo que su cuerpo y sus circunstancias declaren. Si lo hace, cuando ocurra lo inesperado, su espíritu tomará el control y lo ayudará a vencer. ¡Y la temperatura de su fe subirá y subirá! Ezequiel 27-28; Salmo 106 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí. Vivo en la fe del Hijo de Dios (Gálatas 2:20).

Scripture Reading: 2 Corintios 5:17-21