Daily Devotionals
KCM
Póngase de acuerdo Kenneth Copeland 18 January ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

Cuando se trata de la fe, muchos creyentes se sienten como si estuvieran inmovilizados por completo; a pesar de sus esfuerzos no pueden progresar.

Si observa sus vidas, podrá ver la causa. No han puesto sus pensamientos en orden. Por un lado dicen: “Oh, sí, amén, yo creo en la Palabra”, y por otro, hablan de incredulidad como si fuera la última novedad. “Sé que Dios dice que Él no hará prosperar, pero mi negocio va tan mal que ya casi tengo úlceras. La preocupación no me deja dormir”. Si indaga más a fondo encontrará que también han alejado sus hechos de la Palabra: “Bueno, usted entiende hermano, es imposible que yo diezme con las entradas que tengo. Me hundiría”.

La fe de nada le servirá a alguien así. Somos seres tripartitas: tenemos espíritu, tenemos alma (la mente, la voluntad y la naturaleza emotiva) y tenemos cuerpo. Cada una de estas partes cumple un papel específico en la vida de fe. Las tres tienen que estar de acuerdo antes de poder hacer cualquier otra cosa.

Empiece por alimentar su espíritu con la Palabra de Dios. Así como el cuerpo desarrolla fuerza física cuando lo alimenta, el espíritu desarrolla fuerza espiritual cuando lo alimenta con la Palabra. Esa fuerza espiritual se llama fe. Cultive esa fe para que su espíritu pueda dominar sobre las otras dos partes.

Luego, viene su alma. Ponga su mente en las “cosas de arriba”. Medite en la Palabra hasta que sus pensamientos se sometan a ella; siga meditándola hasta que su naturaleza emotiva sea cautivada por ella.

Por último, su cuerpo. Una vez que su espíritu esté cimentado en la Palabra, no será difícil poner su cuerpo de acuerdo. El cuerpo no es líder sino seguidor; hará lo que usted le ordene. Comience a enseñar a su cuerpo a actuar de acuerdo con la verdad que ha sembrado en su mente y en su espíritu, y lo hará sin ningún problema.

No trate de andar por la fe si su espíritu, alma y cuerpo no andan en armonía; póngalos de acuerdo y la Palabra lo llevará hasta donde usted quiera ir.

Scripture Reading: 1 Tesalonicenses 5:14-24