Daily Devotionals
KCM
¿Puedo darme el lujo? Gloria Copeland 30 September Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.

Usted y yo hemos sido llamados a gozar de una vida de alta calidad en Cristo Jesús, y no a vivir atados a este ámbito natural. Pero muy a menudo, nos enredamos en los afanes de este mundo; y permitimos que éstos nos arrastren hacia la derrota. No deje que eso le suceda. Simplifique su vida. Si usted no tiene tiempo para Dios, será mejor que lo encuentre. No permita que su carrera profesional, su familia o cualquier cosa le impidan su comunión con el Señor. Le aseguro que toda área de su vida será más bendecida si usted invierte tiempo escuchando a Dios. No hay nada mejor que escuchar del cielo. Antes de que yo emprenda una nueva actividad, siempre me pregunto: ¿Puedo darme el lujo de ocuparme en esto? Yo no considero sólo el área financiera, sino también la espiritual. También me cuestiono: ¿Puedo darle tiempo a esta actividad sin que afecte mi intimidad con el Señor? Si no puedo, no la llevo a cabo. Lo que siempre debe cuidar es el tiempo que invierte en oración y en la Palabra de Dios. Ésa es su fuente de vida, ahí reside su victoria. Es posible que usted lo olvide, pero Satanás jamás lo olvida; pues constantemente le envía situaciones que le quitan el tiempo. Por esa razón, debe mantenerse alerta y no enredarse en esas actividades. Pregúntese siempre: “¿Puedo darme el lujo?”. Simplifique su vida; convierta el tiempo que pasa con Dios en su prioridad diaria. Isaías 47-48; Salmo 51 Yo no me enredo con las cosas de este mundo, a fin de agradar al Señor Jesús (2 Timoteo 2:4).

Scripture Reading: 2 Timoteo 3:14-17