Daily Devotionals
KCM
¡Qué no lo tomen por sorpresa! Gloria Copeland 27 May Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche.

Todos sabemos que Jesús volverá algún día. Y, creo que, sucederá más pronto de lo que imaginamos. Por tanto, necesitamos estar preparados. Es nuestra responsabilidad prepararnos. Dios nos ha equipado con todo lo necesario. Él nos ha dado Su propio Espíritu en nuestro interior y nos ha entregado Su Palabra. Él nos ha asignado maestros, predicadores, pastores, evangelistas, apóstoles y profetas; a fin de que nos enseñen cómo vivir por fe, cómo permanecer separados del mundo, cómo andar en el espíritu y cómo obrar conforme al poder de Dios. Sin embargo, debemos decidir que todo esto se convertirá en lo primordial en nuestra vida. Una forma de lograrlo es cultivando la esperanza del pronto retorno de Jesucristo. Debemos dedicar tiempo para estudiar y meditar las Escrituras que se refieren a Su Segunda Venida. Aunque Dios no nos ha revelado el día ni la hora exacta; de acuerdo con la Biblia, si estamos alertas sabremos el tiempo. De hecho, Jesús mismo explicó en Mateo 24 que ésta sería igual que el diluvio en los días de Noé. Éste tomó al mundo por sorpresa ¿verdad? Las personas estaban ocupadas en sus negocios terrenales y no esperaban nada inusual; cuando de pronto fueron eliminados de la faz de la Tierra. No sabían nada de lo que estaba sucediendo. Pero Noé no fue tomado por sorpresa. Él estuvo construyendo el arca por años, y esperando el diluvio. Él no sabía el día ni la hora; no obstante, sí sabía que ocurriría y él estaba preparado. Cuando comenzó a llover, ya estaba listo; y Noé lejos de ahogarse, ¡permaneció en el arca sin mojarse! Se supone que esa es la manera en que debemos estar. Necesitamos ser conscientes de los tiempos (1 Tesalonicenses 5:1-6). Si usted está vigilando y permanece en sintonía con el Espíritu, no ignorará el momento de la venida de Jesús. Sabrá en su espíritu que Él está a la puerta. Usted no será tomado por sorpresa. 1 Reyes 15-16; Gálatas 6 Cobro ánimo y levanto mi cabeza porque mi redención está cerca (Lucas 21:28).

Scripture Reading: Mateo 24:32-44