Daily Devotionals
KCM
Respuestas condicionadas… que provienen de la fe Kenneth Copeland 03 June El [Dios] que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila

Me encanta expresarme acerca de mi rejuvenecido y renovado ser, ¡alabado sea Dios! Cuando alguien me habla sobre envejecer y volverse débil, es como si ondearan una bandera roja frente a un toro; pues he desarrollado respuestas condicionadas a la fe con respecto a este tema. Cuando alguna persona comienza con el estereotipo de “envejecerse y debilitarse”, yo respondo: Sacio de bien mi boca con la Palabra; por tanto, soy rejuvenecido. Hermano, usted puede hacer lo que desee, pero yo no decaeré en mi vejez. Quizá piense que esto es extremista. Pero le explicaré algo, hasta que no desarrolle esa clase de respuestas condicionadas de fe, nadará con la corriente; es decir, con el resto del mundo. Y terminará a la deriva con enfermedad, pobreza, depresión y todo lo mortal que proviene del diablo. Usted puede vivir por encima de las terribles circunstancias de este mundo si cuida sus palabras. Yo poseo la fe que construye las confesiones que declaro cada día del año. No espero hasta enfrentar una crisis. Yo edifico mi fe continuamente: Éste es un ministerio libre de deudas… Gracias a Dios, somos una familia sin tragedias… Yo repito esas confesiones cada día. Incluso declaro el Salmo 103, mientras me cepillo los dientes. Dios le llamó a colocarse: «…el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno» (Efesios 6:16). Cada vez que exprese la Palabra, su espíritu se fortalecerá. Sus músculos espirituales se mantendrán en forma. Si ejercita esas respuestas de fe, al momento en que el diablo mande una situación mortal a su camino, usted estará preparado para afrontarla. Será capaz de darle a Satanás un golpe que lo dejará fuera de combate. Podrá resistirlo y él tendrá que huir. Condicionarse para responder en fe no es complicado. Cualquiera puede lograrlo. Usted se entrena en el espíritu de la misma manera que al atarse los zapatos cuando tenía seis años: por medio de la práctica. De igual forma, practique respondiendo en fe, trabaje en ello. Repítalo una y otra vez hasta que se convierta en una respuesta condicionada que fluya de manera automática. Si usted lo hace, cuando la necesite, la fe se encontrará a su disposición. 2 Reyes 8-9; Filipenses 2 Dios sacia de bien mi boca. Él me rejuvenece como el águila (Salmo 103:5).

Scripture Reading: Isaías 54:14-17