Daily Devotionals
KCM
¿Sabe usted qué hora es? Gloria Copeland 08 December [Dios] es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros.

Si usted es hijo de Dios, y ha estado luchando en el área financiera —sobreviviendo con lo poco que posee—. Ha llegado el momento de cambiar esa condición y despertar a las riquezas que le pertenecen mediante Jesús; sobrepasar los límites de su fe y recibir su herencia financiera. Aun cuando usted no sufra de problemas financieros, sus cuentas estén pagadas y sus mayores necesidades se encuentren suplidas, usted debe dirigirse hacia una mayor abundancia. Todos necesitamos hacerlo, porque Dios tiene guardado aún más de lo que poseemos hoy para cada uno de nosotros: «Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros» (Efesios 3:20). Asimismo, estamos más cerca que nunca del final de los tiempos. Jesús viene pronto. Dios desea derramar Su gloria como nunca antes; no sólo en nuestro corazón, en nuestra vida y en nuestras reuniones en la iglesia, sino también en nuestras finanzas. Hace algún tiempo, el Señor comenzó a hablarme con respecto a este tema. Él me dijo: ¿Sabes qué hora es? ¡Es la hora de que reciban las cosas mucho más abundantemente de lo que piden o entienden! No tengo ningún inconveniente en decirle que me emocioné cuando escuché esas palabras. Y me he sentido más motivada a medida que los meses han transcurrido; Y las creo, las creo ¡con todo mi corazón! Nos encontramos en los días de la transferencia de riquezas de los últimos tiempos que se mencionan en la Biblia. En estos días, Dios nos está enseñando cómo retirar grandes riquezas de nuestra cuenta celestial, a fin de que podamos glorificarlo y predicar el evangelio por todo el mundo. Él nos está revelando cómo obtener más que suficiente para dar a toda buena obra, y tener todavía más con el fin de poder disfrutarlo: «… nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos…» (1 Timoteo 6:17). Entonces, ¡levántese! y extienda su fe. ¡Créale a Dios que recibirá más que suficiente! Y no sólo por lo que necesita hoy, sino por lo que la Iglesia necesita para ministrar vida al mundo. Recuerde qué hora es. Analice lo siguiente: si usted ya puede pensar en ello; entonces no es algo que sea mucho más abundante de lo que pueda pensar o pedir. Oseas 12-13; Salmo 123 Dios es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pienso o pido, de acuerdo con el poder que actúa en mí (Efesios 3:20).

Scripture Reading: 1 Reyes 10:1-24