Daily Devotionals
KCM
Sea constante Kenneth Copeland 05 March Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Hace algunos años, Dios habló al corazón de Gloria unas palabras que nunca olvidaré. Ella había estado pidiéndole que le enseñara a andar en el Espíritu, para vivir con mayor plenitud el poder de Dios.

Dios le dijo: “El poder está en ser constante”.

Esta revelación fue difícil para mí. Desde el punto de vista natural, constante es lo que menos soy. Mi naturaleza humana tiende a ser como un sube y baja: animado un día, desalentado el día siguiente. Pero, gloria a Dios, no tengo que depender de mi naturaleza humana para seguir adelante. Tengo a Jesucristo en mí, y Él es el mismo ayer, hoy y por los siglos.

Cristo no es inconstante. Él no cambia de opinión de un día para otro. Él es constante, y si se acerca más a Él, usted aprenderá a serlo también.

A la mayoría de los creyentes no le interesa eso. Por esa razón hay tantos “fracasados en la fe”. Son creyentes que un día están firmes en la Palabra y al siguiente día caen de ella.

Necesitamos ser constantes. Jesús dijo que si permanecemos en su Palabra, seremos verdaderamente sus discípulos, y conoceremos la verdad, y esa verdad nos haría libres (Juan 8:31-32). El creyente que es constante recibe revelaciones que el inconstante nunca ve.

Decídase ahora que va a ser constante. No base el día de hoy en la lectura bíblica de ayer, sino báselo en la lectura bíblica de hoy. Empiece el día con la Palabra, permanezca todo el día en la Palabra y termine el día con la Palabra. El día siguiente, levántese y haga lo mismo.

Hay poder en ser constante. No sea un cristiano que se apaga y se enciende, sino uno que es constante en la Palabra de Dios todos los días.

Scripture Reading: Colosenses 1:14-23