Daily Devotionals
KCM
Sea de bendición Kenneth Copeland 03 January Canten y alégrense los que están a favor de mi justa causa, y digan siempre: Sea exaltado Jehová, que ama la paz de su siervo.

Si la religión tradicional le ha enseñado que Dios quiere que usted sea pobre y esté oprimido, hoy le tengo buenas noticias. La Biblia dice que “Dios se deleita” en su prosperidad. Dios desea que usted prospere no sólo en el aspecto económico, sino también en el aspecto espiritual, mental y físico.

No importa dónde esté ni quién sea usted, Dios desea librarle de toda adversidad. ¿Por qué? Porque Él le ama y tiene una obra que quiere que usted haga. Su plan es que usted ayude a satisfacer las necesidades del género humano. Pero Él sabe que usted no puede dar lo que no tiene, no puede ayudar a divulgar el Evangelio y no puede dar alimento a los necesitados si usted mismo está en la quiebra. Él sabe que usted no puede imponer las manos sobre los enfermos si está en cama en un hospital y que no puede ministrar gozo a los demás si la depresión lo tiene cautivo. Para que usted pueda ser de bendición, primero tiene que haber sido bendecido.

Si de veras desea que Dios le bendiga ricamente, decida ser de bendición para otros. Antes de que se dé cuenta, recibirá de Dios más de lo que pueda imaginarse.

Eso me pasó a mí. Hace años decidí que sobre todo iba a dar con generosidad. Dediqué mi vida a dar. Hoy día “vivo para dar”. Y no me preocupa decírselo. Dios derrama sobre mí bendiciones a granel.

Él hará lo mismo por usted si es siervo del Señor y si rinde su tiempo, dinero y amor por aquellos que lo necesitan.

Dé con generosidad y Dios se deleitará en prosperarle.

Scripture Reading: Génesis 12:1-4; 13:1-4