Daily Devotionals
KCM
Sintonice la frecuencia de Dios Gloria Copeland 12 December Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios.

¿Alguna vez se ha preguntado por qué le está tomando tanto tiempo al Señor poner las cosas en orden en la vida de la iglesia o en la vida suya?

Si se ha preguntado eso, permítame decirle algo que aprendí hace unos años: no es el Señor quien se atrasa, sino somos nosotros.

No es culpa de Dios que la Iglesia todavía tenga manchas y arrugas ni es culpa de Él que no estemos viviendo en victoria total. Él es el gran “Yo soy” y está siempre dispuesto a oírnos. Somos nosotros los que nos quedamos siempre cortos.

Podemos comparar eso con la recepción de un radio. Si uno no sintoniza la frecuencia exacta, no podrá oír la radioemisora. No es culpa de la estación, las señales están siendo emitidas desde allí, lo que pasa es que uno no ha sintonizado la frecuencia correcta.

Eso mismo nos pasa a nosotros. No hemos sintonizado nuestro espíritu para que reciba la voz del Espíritu de Dios. Oh, de vez en cuando recibimos algunas cosas, pero por lo general somos como un interruptor: nos apagamos y nos encendemos; no sintonizamos de de una forma constante la frecuencia de Dios.

¿Cómo puede ajustar su sintonizador espiritual? Ore en el Espíritu. La oración en otras lenguas es el método más rápido y más eficaz que conozco para sintonizar la frecuencia de Dios, porque en vez de expresar en oración sus propios pensamientos y planes, estará expresando los de Dios.

La Biblia dice que cuando usted ora en lenguas, le habla misterios a Dios. En el espíritu usted está mencionando partes del plan de Dios que ni siquiera entiende con su mente. Por la unción del Espíritu Santo usted está orando de acuerdo a la perfecta voluntad de Dios.

Dios sabe cómo librar a su pueblo y cómo convertirnos en la Iglesia gloriosa sin mancha ni arruga. El tiene un plan que lo llevará a cabo. Si nos conectamos con ese plan y comenzamos a liberarlo en la tierra por la oración en el Espíritu y si oramos según su voluntad y no la nuestra, la presente era llegará muy pronto a su fin. Si todos sintonizáramos nuestra mente y nuestro corazón con lo que Dios está haciendo, habría una explosión del poder de Dios que transformaría este mundo.

Comience a ajustar su sintonizador espiritual hoy mismo. Pase una hora orando en otras lenguas. Ponga su espíritu en la longitud de onda de Dios y vea lo rápido que las manchas y las arrugas comienzan a desaparecer de su vida.

Scripture Reading: 1 Corintios 14:1-19