Daily Devotionals
KCM
Su verdadero destino Kenneth Copeland 09 June Vestíos de toda la armadura de Dios...

¿Sabía usted que justo aquí, en medio del mismo ambiente que está arrastrando al mundo hacia la derrota… y en medio de las tormentas que están destrozando al mundo… usted, cada creyente nacido de nuevo y yo podemos vivir en victoria? Al vestirnos de toda la armadura de Dios, podemos vivir en medio de las peores circunstancias del mundo, y ninguna de éstas nos podrá derribar. Por esa razón, Dios nos indicó que en primer lugar nos vistiéramos con Su armadura. Pues sabía que ésta nos protegería. La Palabra del Dios vivo y toda Su armadura son blindadas; es decir, a prueba de enfermedad, deuda, recesión, etc. Ésta logrará que usted permanezca firme aun cuando todo a su alrededor esté derrumbándose. Sin embargo, debe colocársela y ¡vivir conforme a ella! No tome a la ligera ese mandato del Señor. No continúe mirando lo que el mundo ve, expresándose igual a éste. Si se mantiene imitando la forma de vivir del mundo, compartirá el mismo destino que éste. Pero si usted imita a Jesús —si declara lo que Él expresa y nada más— entonces también tendrá Su mismo destino. La decisión es suya. En Romanos 12:12, leemos: «No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta». Usted no encontrará la voluntad de Dios si imita al mundo, la hallará sólo al seguir a Jesús: «Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8:31-32). Por tanto, vístase con toda la armadura, y así podrá permanecer firme. Amigo, la victoria es su verdadero destino. 2 Reyes 21-22; 1 Tesalonicenses 1 Me visto de toda la armadura de Dios y me levanto en contra de las artimañas del diablo (Efesios 6:11).

Scripture Reading: Efesios 6:11-20