Daily Devotionals
KCM
Tenga la mentalidad del reino de Dios Gloria Copeland 23 March El Padre nos libró y nos apartó para Sí mismo, alejados del control y del dominio de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de Su Hijo amado.

¿Dónde vive? Sé que es una pregunta sencilla, pero quiero que piense por un momento en lo que contestará. Talvez su respuesta inmediata sea su domicilio terrenal. Sin embargo, si usted es un creyente, necesita realizar un análisis más profundo. Debe ser consciente que aunque viva en este mundo, no pertenece a éste. ¡Usted es un ciudadano del reino de los cielos! Usted posee incluso aquí y ahora, el privilegio de vivir en ese Reino. Esta declaración quizá asuste a muchos cristianos. La religión les ha enseñado que alcanzarán el reino de Dios después de que mueran y vayan al cielo. No obstante, en Colosenses 1:13, leemos que ya fuimos trasladados. Debido a que Dios mora en y entre nosotros, Su Reino se encuentra presente en nuestra vida en este momento. Jesús lo declaró de esta manera: “Contemplen que el reino de Dios habita en ustedes [en sus corazones] y entre ustedes [rodeándolos]” (Lucas 17:21, AMP). Ciertamente iremos a un lugar llamado cielo cuando muramos o cuando Jesús venga por nosotros. Mas, gracias a Dios, como ciudadanos del Reino podemos disfrutar muchos de los beneficios del cielo aquí en la Tierra. Podemos vivir en amor, paz, gozo, prosperidad, salud y victoria. Y además, bendecir a otros que todavía se encuentran bajo el dominio de las tinieblas. Quizá usted se pregunte: “Si los cristianos lo pueden hacer, ¿por qué no lo cumplen?”. Generalmente porque no son conscientes del reino de Dios. Han sido absorbidos por el reino de este mundo: lo que pueden ver y tocar; pero no le han prestado mucha atención al reino de Dios. Sin embargo, ¡podemos cambiar esta situación! Es necesario obedecer la instrucción del apóstol Pablo: “Busquen las cosas [los abundantes tesoros] de arriba, donde está Cristo [el Ungido] sentado, a la diestra de Dios. Enfóquense y mantengan su mirada en las cosas de arriba (cosas superiores), y no en las de la Tierra” (Colosenses 3:1-2, AMP). Al estudiar y meditar lo establecido en la Palabra acerca del reino de Dios, podemos tener una mentalidad del Reino. Existe mucha revelación en la Palabra acerca de este Reino. Lo reto a que estudie por su cuenta. Lea su concordancia y busque todo lo referente al reino de Dios o al reino de los cielos. Permita que la realidad de este Reino sea depositada en su corazón, a fin de que se convierta en ¡una persona con la mentalidad del reino de Dios! Deuteronomio 15-16; Hechos 5 Dios me ha librado del reino de las tinieblas y me ha trasladado al reino de Su amado Hijo (Colosenses 1:13).

Scripture Reading: Mateo 6:33; Lucas 17:20-21; Juan 3:3-21