Daily Devotionals
KCM
Tome autoridad Gloria Copeland 18 January Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, vayan...

Dios le ha dado autoridad sobre cada área de su vida, de la misma manera que se la dio a Adán en el huerto de Edén. Usted posee autoridad sobre su familia y su hogar. Sin embargo, si no la ejerce, el diablo entrará y robará de su huerto como lo hizo en el de Adán. Cuando Kenneth y yo nacimos de nuevo, no lo comprendíamos. Seguíamos tropezando con las mismas rutinas en las que nos encontrábamos antes de recibir la salvación. Continuábamos en la quiebra y enfermos como cualquier persona en el mundo. Sí sabíamos que Dios obraba milagros; de hecho, Kenneth presenció alguno de éstos cuando trabajó como copiloto llevando a Oral Roberts a sus campañas de sanidad. Cuando llegaban a la reunión, Kenneth debía llevar a las personas minusválidas a su respectiva carpa, a fin de que el hermano Roberts los ministrara. Ahí reunían a las personas que se encontraban tan enfermas que no podían entrar a las reuniones generales. La mayoría se encontraba en camillas o en la última etapa de una enfermedad terminal. Kenneth tuvo la oportunidad de observar esos maravillosos milagros cuando el hermano Roberts imponía manos sobre ellas. Una mujer escupió el cáncer justo en el centro del piso. Otra iba atada con una correa a una tabla pues estaba totalmente paralizada. Ella se puso de pie de un salto cuando el hermano Roberts la ministró, ella comenzó a correr alrededor de toda la carpa completamente sana. Kenneth observó esos milagros con sus propios ojos. Sin embargo, eso no contribuyó en nada a nuestra familia. Nuestra vida personal cambió hasta que escuchamos que Jesús se había llevado nuestras dolencias y enfermedades. Después de leer en la Palabra de Dios que poseíamos autoridad sobre la enfermedad y luego de comenzar a confesarla, empezamos a ser libres. Cuando nos percatamos que no éramos personas enfermas que trataban de obtener su sanidad, sino que el diablo estaba tratando de robárnosla, comenzamos a tomar el control y a declarar: Diablo ¡vete de este lugar! Y él huyó, y se llevó la enfermedad con él. Por supuesto que es emocionante observar cómo Dios obra milagros. No obstante, usted no puede vivir de milagros a diario. Su vida cambiará cuando se aferre y confiese con sus labios la autoridad que le pertenece por medio de la Palabra de Dios. Si lo hace mantendrá al diablo debajo de sus pies, el lugar al que pertenece. Génesis 38-39; Mateo 21 Toda la autoridad en el cielo y en la Tierra me fue dada en Cristo Jesús (Mateo 28:18).

Scripture Reading: Génesis 2:15-17, 3:1-6