Daily Devotionals
KCM
Traduzca, y medite Kenneth Copeland 29 January ...Tú eres el Cristo, ?el Ungido, aquel que tiene el poder que quita toda carga y destruye todo yugo? el Hijo del Dios viviente

Cuando la Biblia fue traducida, los traductores se equivocaron con la palabra Cristo. A causa de este error, el diablo le robó una gran revelación a la Iglesia. La palabra Cristo es una traducción griega del término hebreo Mesías, el cual significa: ungido o el Ungido. Si quiere ver cuánto nos ha costado esta traducción, lea el Nuevo Testamento y encontrará la cantidad de veces que se menciona la palabra Cristo (esto le tomará tiempo, pues aparece 400 veces). En cada versículo traduzca Cristo como el Ungido y Su unción. Luego medite en el nuevo significado que le da a cada escritura. Por ejemplo, Colosenses 1:27: «…Cristo en vosotros, la esperanza de gloria». Tradúzcalo, y medite en ello: “El Ungido y Su unción en usted, la esperanza de gloria”. Aleluya, es el Ungido en nosotros ?el mismo poder que destruye yugos que se encuentra en Jesús? quien nos da la expectativa ferviente e intensa de gozar la gloria de Dios en nuestra vida. Por tanto, cuando en el Nuevo Testamento se refiera al evangelio de Cristo está hablando acerca del evangelio de la unción; es decir, la buena nueva del poder de Dios que aniquila el pecado, que somete la enfermedad, que derriba la pobreza, que rompe la esclavitud y que destruye todo yugo. Jesús derramó esa unción en medio de nosotros. Por esa razón, se llama ¡el evangelio de Jesucristo! ¿Se da cuenta de cómo esto puede cambiar nuestros pensamientos? ¿Ya se percató del tipo de revelación que se le ha ocultado a la Iglesia? Tome su Biblia y vaya al Nuevo Testamento. Cada vez que encuentre la palabra Cristo, márquela. Tradúzcala y medite en ella: Cristo, el Ungido y Su unción. Usted ya no sólo leerá la palabra; sino que entenderá la revelación de la unción que se encuentra en, sobre y derramada en todo su ser; al traducirla y meditarla. Éxodo 11-13; Marcos 5-6 Jesús es Cristo ?el Ungido?, el Hijo del Dios viviente. Él quita toda carga y destruye todo yugo del diablo (Mateo 16:16; Isaías 10:27).

Scripture Reading: Mateo 16:13-25