Daily Devotionals
KCM
Un campeón con experiencia Kenneth Copeland 03 November Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

¿Sabía usted que la fe tiene el poder de rejuvenecer su cuerpo? Así es. Tenemos un ejemplo de eso en la vida de Sara. La mayoría de la gente no entiende todo el alcance que tuvo lo que Dios hizo en la vida de ella, lo único que sabe es que Dios le dio un hijo en la vejez.

Pero si analizamos el relato, veremos que hubo mucho más. Cuando Sara echó mano, por la fe, de la promesa Dios, la fe empezó a restaurar su cuerpo a tal punto que cuando el rey Abimelec la vio quiso tomarla por esposa. ¡Imagínese tal cosa! A los 90 años de edad, ella era tan hermosa que ese rey la quería en su harén. Y eso no es todo, después de que dio a luz a Isaac, la Biblia dice que ella lo amamantó hasta que fue destetado, y vivió hasta cuando Isaac ya era muchacho.

Ahora, yo no le estoy diciendo que usted puede tener un bebé a los 90 años como lo hizo Sara. Ella recibió una promesa especial de Dios. Pero sí le digo que si cree que Dios puede restaurar su fortaleza y salud en su vejez, Él lo hará. De hecho, el Salmo 103 dice que uno de los beneficios que vienen de Dios es la salud. Dice también que Él llenará su boca de cosas buenas para que usted sea renovado como el águila.

El deseo de Dios es que usted en su vejez sea campeón poderoso y experimentado en la Palabra y que su fortaleza sea renovada por la fe. Empiece a confesar eso hoy mismo. Llene su boca con las promesas de Dios; diga: “Alabado sea Dios, mi juventud se renueva como el águila”. Y cuando su labor en la tierra llegue a su fin y usted parta para el cielo, su partida no será un simple desvanecimiento, sino que partirá de aquí cubierto de gloria, como el vencedor que Dios quiere que sea.

Scripture Reading: Salmo 92