Daily Devotionals
KCM
Una palabra para el sabio Gloria Copeland 20 June Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

Desde hace años hasta el día de hoy, les he estado indicando a las personas que inviertan tiempo en la Palabra. A menudo y dondequiera que predico, no importa de qué tema esté hablando, siempre recalco la importancia de darle el primer lugar a la Palabra en nuestra vida. Talvez me ha escuchado repetirlo cientos de veces. Pero usted sabe que sólo escucharlo no es suficiente, es necesario cumplirlo para lograr el éxito. Jesús nos enseñó este principio en Mateo 7. En este capítulo, Él relató la historia de dos hombres. Ambos habían escuchado la Palabra; sin embargo, Jesús dijo que uno era necio y el otro sabio. ¿Qué marcó la diferencia entre estos dos hombres? El sabio actuó conforme a lo que escuchó, y el necio no. Es posible que usted sepa muy bien que necesita invertir tiempo leyendo la Palabra. Pero a menos que actúe basado en ese conocimiento, éste no le servirá cuando las tormentas de la vida vengan. Entonces ¡obedezca! Comience hoy mismo a apartar tiempo para estudiar la Palabra a diario. Conviértala en su prioridad principal y no espere hasta que deba enfrentar alguna situación terrible o alguna tormenta de la vida. ¿Alguna vez ha intentando construir una casa en medio de una tormenta? Kenneth ha presenciado varios huracanes, y ha visto cómo el viento sopla tan fuerte que los cocos son lanzados al aire como balas de un cañón. ¡Sólo imagínese a un pobre hombre tratando de construir su casa con el viento soplando a 192 kilómetros por hora! Usted no lo haga, no espere hasta estar desesperado para invertir tiempo en la Palabra. Decida comenzar hoy mismo. Entonces cuando las tormentas de la vida vengan contra su casa, usted estará sentado adentro, en frente de una chimenea, meciéndose y alabando a Dios. Se sentirá feliz de no haber permitido que el diablo impidiera estudiar la Palabra. 1 Crónicas 20-21; 1 Timoteo 6 Soy un hombre sabio porque escucho las palabras de Dios, y las llevo a cabo (Mateo 7:24).

Scripture Reading: Proverbios 1:1-9